UN REFERENTE DE LA EDUCACIÓN ARGENTINA

Murió el religioso marista que fue profesor de Teología de Bergoglio

El hermano Eugenio Magdaleno tenía 88 años y una vida dedicada al carisma de la educación. Tuvo a Francisco entre sus alumnos, antes de que se ordenara sacerdote, y a quien en una entrevista en 2013 recordó como un estudiante muy callado e inteligente.
Comparte

El hermano Eugenio Magdaleno, religioso marista de amplia trayectoria en el campo de la educación, murió en la madrugada de hoy a los 88 años, tras sufrir un paro cardíaco, confirmó la Federación de Asociaciones Educativas Religiosas de la Argentina (FAERA).

El religioso fue profesor de Teología de Jorge Bergoglio en su época de estudiante, antes de ser sacerdote, y en una entrevista tras su elección como pontífice, lo recordó como un alumno muy callado e inteligente.

"Siempre se sentaba cuando estudiaba la licenciatura en Teología en los últimos bancos. Igual hacía yo en las épocas de estudiante", sostuvo en 2013.

"Tuve la oportunidad de verlo (en Roma) e inmediatamente me reconoció, me dedicó un saludo especial y me preguntó: '¿Y usted qué anda haciendo por aquí? Lo hacía en San Rafael...'. Yo le contesté: 'Pero hay aviones desde San Rafael hasta aquí', y reímos los dos. Fue un encuentro afectuoso, aunque corto porque era una visita protocolar de mucha gente en la audiencia privada de las siete de la mañana", contó en aquella entrevista.

Magdaleno ha cumplido tareas docentes en todos los niveles de la enseñanza. Varias instituciones lo tienen como consultor y ha publicado numerosas obras sobre temas educativos. Sus reflexiones sobre la ética y los valores en la educación han aportado innumerables pistas para la cotidiana tarea docente, pero fundamentalmente su pasión por la enseñanza es para todos un testimonio cotidiano.

Conocedor de gran parte del mundo y especialmente de América y África, es interminable la lista de lugares donde ha estado en su tarea como marista. Y entre esos sitios está su paso como provincial de los Maristas en Luján de Buenos Aires, desde fines del 73 hasta el 80. "Entonces me tocó esconder a personas perseguidas por la dictadura", reconoció.

Tras ese instante vuelve su sonrisa al relatar que fue precisamente en esa época cuando conoció a Bergoglio, que era Provincial de los Jesuitas desde el 76. "Epoca muy dura -dice-. Fue entonces cuando tuve la oportunidad de trabajar con los jesuitas y fui profesor de la Universidad del Salvador".

Y continúa: "Cuando vine de Roma fui a San Miguel a dar teología porque me habían pedido que ayudara ahí o en otros destinos, pero ese sitio me quedaba más cerca para ir en mi Citroën 2CV amarillo, y allí fue donde tuve de alumno al ahora papa Francisco, que estudiaba la licenciatura en Teología. Él en esa época terminó sus estudios universitarios y fue antes de ser sacerdote, porque entró al seminario después, cuando ya tenía más de 30 años. Era muy callado y se sentaba en los últimos bancos. Recuerdo que era muy inteligente y sobresalía por eso. Después, cada vez que nos vimos cuando era arzobispo de Buenos Aires recordamos con mucho cariño esa época".

"Hace poco, de paso por la Santa Sede -relata-, tuve la oportunidad de verlo e inmediatamente me reconoció, me dedicó un saludo especial y me preguntó: '¿Y usted qué anda haciendo por aquí? Lo hacía en San Rafael...'. Yo le contesté: 'Pero hay aviones desde San Rafael hasta aquí', y reímos los dos. Fue un encuentro afectuoso, aunque corto porque era una visita protocolar de mucha gente en la audiencia privada de las siete de la mañana".

Magdaleno nació en España, donde terminó la primaria en el Colegio Maristas, fue al noviciado por invitación de un religioso y a los 18 años esa congregación lo destinó a la Argentina, a Luján de Buenos Aires, a la Escuela Normal Champagnat, donde tuve que rendir historia y geografía de la Argentina para obtener el título de bachiller. Terminó de maestro normal en primer grado e hizo el profesorado de Lengua y Literatura. Luego fue a Roma, donde estudió Literatura y Lengua Francesa. Después en el 76 volvió a la Argentina. Antes, en el 68, fue director de la Escuela Normal y luego, en el 73, lo nombraron provincial marista.

En Roma en los años 60 hizo la licenciatura en Teología (luego realizó los cursos del doctorado en Teología en la Universidad de El Salvador) y desde ahí pasó a París dos años para estudiar Literatura y Lengua francesa, donde obtuvo el título de profesor de Francés en el extranjero.

Cuando volvió de Roma, en el 80, lo nombraron director del colegio Belgrano y en el 85 fue nombrado delegado del Capítulo General Maristas y quedo como consejero del Consejero General. Otros destinos fueron los colegios maristas de Morón y Pergamino en los 90, y también director de la Champagnat en Buenos Aires. En 2010, llegó a San Rafael (Mendoza), donde fue designado director de la Junta de Educación Católica.

Fuente: VR y agencias