EL PRIMER MILAGRO

Nicolás Flores: sobrevivir a pesar de todo

Comparte

Nicolás Flores fue el niño del primer milagro de bro- chero. El 28 de septiembre de 2000, Nico –de 11 meses–, sus padres y abuelos maternos viajaban a Mina Clavero cuando en Falda del Cañete, a 25 km de la capital cordobesa, una camioneta sin luces se cruzó de carril y los chocó de frente. Su abuelo murió en el acto, la mamá y la abuela quedaron heridas de gravedad. Nico perdió todo el hemisferio izquierdo y masa encefálica. Sólo su padre, Osvaldo, estaba ileso para asistirlo. Tuvo varios paros cardíacos, uno de ellos de 15 minutos. Era imposible que sobreviviera. El pronóstico del niño era de vida vegetativa. “En ese momento de deses- peración le pedí a brochero que intercediera por su vida”, recuerda su papá, convencido de que era el único que podía hacerlo. Sus padres eran devotos del Cura de toda la vida. Su mamá señala que un año después del accidente, en uno de los chequeos médicos, el doctor les dijo: “Si son creyentes o hicieron alguna promesa empiecen a cumplirla porque esto es un milagro”. El niño se había recuperado totalmente.

El 26 de enero de 2002 escribieron una carta a la comisión que llevaba el estudio de la causa de beatificación de brochero. El papa Juan Pablo II lo declaró Venerable en 2004 y Benedicto XVI, beato en 2013.