“No fue fácil enfrentar esto”

Monseñor Domingo Castagna
Comparte

“No fue fácil para un joven obispo, enfrentar un fenómeno religioso poco común. En los orígenes procuré orientar el insólito acontecimiento de apariciones y mensajes marianos. Mi primer propósito fue acompañarlo mediante una oportuna
vigilancia y el ejercicio de la predicación”. Esto rememora hoy monseñor Domingo Castagna, entonces obispo de San Nicolás, al tomar conocimiento de las apariciones de la Virgen. “Mantén la mente fría y el corazón abierto”, fue el  consejo para dilucidar el caso del recordado cardenal Eduardo Pironio a Castagna, quien terminaría ordenando la construcción del santuario, además de aprobar la publicación de los mensajes de la Virgen y de encabezar todas las peregrinaciones.