Se unen al clamor del Papa Francisco

Obispos africanos alzan su voz contra la violencia xenófoba

Temen que los ataques a otros ciudadanos africanos en Sudáfrica pueden derivar en reacciones violentas contra los sudafricanos que viven en otros países del continente. Nigeria denuncia deportaciones por parte de las autoridades de Johannesburgo.
Comparte

Los obispos de los países africanos alzaron su voz contra la violencia xenófoba en Sudáfrica.

“Los sudafricanos no deben olvidar que otros africanos han desempeñado un papel de liderazgo para ayudar a poner fin al apartheid y traer libertad a su país”, dijo el cardenal Peter Appiah Turkson, presidente del Dicasterio para el Servicio al Desarrollo Humano Integral en el Kofi Annan Peace and Security Forum de Accra.

El cardenal de Ghana, quien también es embajador de buena voluntad Kofi Annan International Peacekeeping Training Center (KAIPTC), también subrayó que la violencia contra otros ciudadanos africanos en Sudáfrica puede causar reacciones violentas contra los sudafricanos que viven en otros países del continente.

“Estos incidentes pueden conducir a ataques contra sudafricanos en otros países. Esta no sería la primera vez. Sucedió en 2008, 2012 y este año”.

Los obispos de Zambia también condenaron la violencia xenófoba. “Estamos profundamente entristecidos por los ataques xenófobos en Sudáfrica”, dijeron en una declaración con fecha 6 de septiembre firmada por monseñor George Cosmas Zumaire Lungu, Obispo de Chipata y Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Zambia (ZCCB).

“Tememos que si esta situación continúa podría tener consecuencias desagradables para los ciudadanos de Sudáfrica que viven en otros países, por lo tanto, pedimos al gobierno sudafricano que incremente sus esfuerzos para gestionar la situación manteniendo los valores de civilización, tolerancia y convivencia pacífica en el la nación del arco iris”, indica el comunicado refiriéndose al concepto de una “nación del arco iris” expresado por Nelson Mandela al final del apartheid, en el que cada grupo étnico vive en igual dignidad que los demás.

Los obispos también advirtieron a los líderes políticos locales de que evitaran declaraciones que pudieran incitar a la violencia contra los inmigrantes africanos, e instaron a los zambianos a abstenerse de vengarse de los sudafricanos que viven en Zambia.

Mientras tanto, el consulado nigeriano en Johannesburgo ha anunciado que 600 nigerianos serán repatriados después de la última ola de violencia xenófoba que mató a 12 personas la semana pasada.

Zambia y Madagascar, por su parte, han cancelado los partidos de fútbol contra la selección sudafricana, mientras que Tanzania ha suspendido los vuelos a Sudáfrica.

Fuente: Fides