Miércoles 23.06.2021

nuevo informe de moneyval

Organismo europeo antilavado reconoce "los avances" del Vaticano

Le dio buena nota al Vaticano al señalar que cumple la mayoría de los estándares, tomó medidas para mejorar sus leyes y logró niveles efectivos de cooperación internacional. Pero señaló la poca experiencia del personal investigando este tipo de delitos.
Comparte

El organismo europeo contra el lavado de dinero y financiamiento del extremismo, Moneyval, reconoció hoy "los avances" del Vaticano en la materia gracias a las reformas aplicadas por el Papa Francisco en la estructura financiera de la Santa Sede.

"Moneyval reconoce los avances de la Santa Sede y la anima a seguir reforzando las medidas de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo", dijo en un informe el organismo tras una inspección hecha en octubre pasado.

Desde su entronización en 2013, el Papa ha hecho foco en la transparencia financiera de la Santa Sede, y en ese marco adoptó una serie de medidas para transparentar y dar mayores controles a las operaciones de todos los entes vaticanos.

Moneyval destacó el "conocimiento general de alto nivel sobre el lavado de dinero y el financiamiento de amenazas y vulnerabilidades del terrorismo" de las autoridades vaticanas, aunque planteó algunas observaciones a las investigaciones internas.

La última gran reforma del Papa en materia económica es de fines de 2020, cuando quitó el control económico a la secretaría de Estado, tras una serie de irregularidades en la compra de inmuebles, y centralizó los fondos en la secretaría para la Economía y en la agencia vaticana APSA.

En ese marco, el organismo indicó una "señal de alerta por un posible abuso del sistema interno por parte de figuras de nivel medio y alto para obtener beneficios personales o de otro tipo no se han abordado dentro de la evaluación nacional de riesgos".

El informe de 274 páginas destacó también la importancia dada a las confiscaciones como un objetivo de política, que se ilustra con la adopción en 2018 de un marco sólido para los decomisos sin condena, que desde entonces se ha utilizado en un caso de alto perfil.

Al mismo tiempo, Moneyval felicitó "a las autoridades nacionales por los esfuerzos realizados para brindar una cooperación internacional constructiva y oportuna".

Para finalizar, Moneyval ponderó el "informe positivo" tras la evaluación y adelantó que la Santa Sede será monitoreada con informes de seguimiento "convirtiéndose en una de las únicas cinco jurisdicciones miembros con este resultado hasta ahora".

En agosto de 2019, en otro paso más hacia la transparencia, Francisco ya había impuesto la obligatoriedad de revisores externos para las cuentas del denominado "banco del Vaticano", el IOR, a través de una modificación del estatuto por decreto.

Además, otorgó al revisor externo la potestad de examinar "todos los libros y documentos contables", algo que tampoco figuraba en el estatuto anterior.

Tras conocer el informe de Moneyval, el presidente de la Autoridad de Información y Supervisión Financiera de la Santa Sede, Carmelo Barbagallo, destacó que el estudio del organismo europeo ponderó la eficacia de las directivas analizadas del Vaticano contra el lavado como "sustanciales", en cinco casos, y "moderadas", en seis ocasiones, sin calificar a ninguna como "baja".

"Moneyval generalmente examina dos aspectos: cumplimiento técnico y efectividad, aplicando una metodología muy precisa y rigurosa, desarrollada por el GAFI, es decir el organismo intergubernamental al que se adhieren unos 200 países y jurisdicciones, y que tiene la responsabilidad global en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo", agregó Barbagallo.

Sin embargo, hubo llamados de atención. La comisión se quejó de que, en la última década, los fiscales del Vaticano solo han logrado llevar un puñado de casos de blanqueo ante los tribunales. El enorme tiempo que se necesita para lograr tanto una acusación como una condena demuestran un funcionamiento "modesto'' del sistema judicial, añadió advirtiendo que las sentencias dictadas hasta la fecha fueron tan "mínimas'' que no tuvieron valor disuasorio alguno.

Pero la evaluación de Moneyval terminó antes de que Francisco tomara medidas para abordar una de las principales lagunas señaladas por la comisión: que los cardenales y obispos hayan sido prácticamente inmunes ante el tribunal del Vaticano. El 30 de abril, el pontífice anuló los obstáculos procesales y dejó claro que la fiscalía necesita solo su consentimiento para seguir adelante con las pesquisas contra cardenales y obispos.

También, el organismo señaló que tanto la fiscalía como la oficina de la unidad de inteligencia financiera del Vaticano no tienen personal suficiente para abordar su carga de trabajo. Además, sus trabajadores no tienen experiencia en la investigación y enjuiciamiento de complicados delitos y transacciones financieras.

La Santa Sede dijo que agradeció el informe, "renueva su compromiso de seguir trabajando para lograr el pleno cumplimiento'' y considerará cuidadosamente las recomendaciones de Moneyval.


Fuente: Agencias