Excepción al decreto de aislamiento

Ortodoxos judíos podrán tomar su baño sagrado durante la cuarentena

La decisión la adoptó el Gobierno tras una gestión del presidente de la AMIA y un grupo de rabinos. Así, mujeres y hombres podrán asistir al ritual del Mikve en los templos y se evitarán incidentes como el del domingo, cuando se allanó una sinagoga.
Comparte

En una gestión que seguramente evitará incidentes como los ocurridos el último domingo cuando se produjo un allanamiento en una sinagoga que realizaba actividades religiosas pese al estado de cuarentena total, las autoridades de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y un grupo de influyentes rabinos de la Argentina lograron que el gobierno nacional les autorice una excepción religiosa al cierre total de actividades para frenar el avance del COVID 19.

Los religiosos lograron que se les permitan a los ortodoxos salir a hacerse el baño ritual del judaísmo, que suele hacerse en sinagogas y que se llama Mikve (que contiene agua). Por ejemplo, sin este baño íntimo, uno de los aspectos más curiosos, y menos conocidos de la religión judía, las parejas no pueden tener contacto íntimo, carnal. Eran utilizados antes tanto por hombres como mujeres, pero hoy sólo ellas conservan la obligación de utilizar la Mikve siete días después de la culminación de cada ciclo menstrual. Se afirma igual que hoy entre los hombres jasídicos van a la Mivke diariamente, y algunos ortodoxos solo en la víspera de Yom Kipur, que es el día del Perdón.

El protocolo de AMIA para que los ortodoxos hagan el baño sagrado en el período de cuarentena contra el avance del coronavirus
Según publicaba este miércoles la cadena Judía Vis a Vis el presidente de la AMIA, Ariel Eichbaum, rabinos de la colectividad y el Superior Rabinato de la República Argentina lograron que especialista en infectología Carlos Cisneros, que forma parte del comité asesor del presidente Alberto Fernández les gestionara la autorización y un nuevo protocolo que establece las reglas para realizar el baño ritual del judaísmo bajo las estrictas reglas de la cuarentena, que confinaron a los argentinos a sus casas. Este protocolo, como lo muestra Clarín aquí establece alguna prevención frente al coronavirus.

Las gestiones se produjeron en el contexto de algunos incidentes. El domingo, el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad realizó un allanamiento en la comunidad Adjut Israel. Esta había convocado por Facebook a una actividad religiosa en su sede de Belgrano pese a la vigencia de la cuarentena. Allí fueron retenidos un hombres y varias mujeres que habían ido a la Mikve incumpliendo con el “aislamiento social, preventivo y obligatorio”, establecido por el decreto presidencial del viernes 20.

Tras una intervención del presidente de la DAIA, Jorge Knoblovits, los ortodoxos fueron liberados. En el fin de semana también hubo un incumplimiento de la cuarentena por parte de unos jóvenes israelíes que estaban bajo cargo de una institución. Y entonces la DAIA, que nuclea a las instituciones judías de todo el país hizo un llamado al cumplimiento del decreto  297/2020. Pero, los religiosos tienen su propia "ley", y gestionaron su protocolo para ir a la Mikve directo con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. La AMIA está gobernada desde 2008 por los ortodoxos.

El cumplimiento estricto de la cuarentena tiene su capitulo en la religión. La cuarentena estableció que “no podrán realizarse eventos culturales, recreativos, deportivos, religiosos, ni de ninguna otra índole, que impliquen la concurrencia de personas”. Sin embargo, una resolución posterior negociada entre el Secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y la jefatura de Gabinete habilitó una resolución que habilitó la circulación de los ministros de los diferentes cultos a los efectos de brindar asistencia espiritual. Es sabido que, debido a la precaria situación económica de los sectores más carenciados tanto la AMIA, como la Iglesia Católica y las instituciones del culto musulmán está prestado fuerte ayuda social con alimentos y distintos grados de contención social.

Fuente: Clarín