un mes sagrado musulmán atípico

Países de Medio Oriente dictan toque de queda ante fin de Ramadán

La mayoría impondrá la máxima restricción para salir desde el 23 hasta el 27 de mayo. Es para evitar la habitual movilización de Eid-al-Fitr, la fiesta que pone un broche al mes sagrado. Tras esa fecha comenzarán a abrir parcialmente las mezquitas.
Comparte

Irak es el último país de Oriente Medio que decreta un toque de queda de 24 horas durante los días de Eid-al-Fitr, fiesta con la que culmina el mes sagrado musulmán de Ramadán, para evitar que los ciudadanos lo celebren con reuniones o excursiones, como es tradición, debido al peligro del coronavirus.

El Consejo de Ministros iraquí anunció este martes que desde el domingo hasta el próximo jueves estará en vigor un toque de queda total, por lo que los iraquíes no podrán salir a la calle, salvo que sea para algo estrictamente necesario, ni podrán realizar el rezo colectivo del Eid-al-Fitr, que pone el broche final al Ramadán.

Las autoridades ya habían impuesto el toque de queda de 24 horas al comienzo de la crisis sanitaria, pero habían reducido su duración durante el mes de ayuno, en el cual se ha registrado un incremento de los contagios en el país.

También los saudíes celebrarán el Eid-al-Fitr totalmente confinados, ya que en el reino estará en vigor un toque de queda de 24 horas del 23 al 27 de mayo, coincidiendo con esta fiesta de varios días de duración en la que los musulmanes ponen fin al duro ayuno con banquetes y salidas en familia o con amigos.

Arabia Saudí es el país de la zona que registra más casos de COVID-19, con casi 60.000 contagiados y más de 300 fallecidos.

En Turquía, el presidente Erdogan también anunció que las festividades del fin de Ramadán, desde el sábado 23 al martes 26, estarán presididas por un toque de queda en todo el país, exceptuando las seis horas del domingo durante las que los mayores de 65 años podrán salir a la calle. Con medidas de precaución, Turquía planea abrir parcialmente al culto las mezquitas el 29 de mayo.

En Sudán y en Kuwait, el toque de queda de 24 horas seguirá en vigor durante los días festivos para evitar la propagación del coronavirus.

Mientras, en Egipto el toque de queda entrará en vigor a las 17:00 hora local, permitiendo a los ciudadanos salir de casa y realizar actividades en las horas diurnas, aunque todos los espacios públicos y locales de ocio permanecerán cerrados.

En estas fechas, los egipcios solían viajar, por placer o para visitar a sus familiares, por lo que las autoridades han prohibido los desplazamientos entre provincias y suspendido el transporte público desde el domingo 24 hasta el viernes 29 de mayo.

También ha sido prohibido el rezo colectivo que se realiza al alba el primer día del Eid-al- Fitr, que será retransmitido por televisión y radio para que los fieles puedan seguirlo desde sus hogares, algo que ha sido aprobado por Al Azhar, la institución de referencia del islam suní con sede en El Cairo.

En Jerusalén, la mezquita de Al Aqsa, tercer sitio sagrado musulmán, anunció que reabrirá sus puertas la semana que viene después del fin del Ramadán y tras dos meses de cierre a causa de la pandemia. El Departamento de Bienes Habices Islámicos dispondrá un protocolo para la reapertura.


Fuente: EFE / Agencias