A RAÍZ DE ALGUNAS RESTRICCIONES EN EUROPA

Pandemia: Obispos piden a la Unión Europea garantizar libertad de culto

Las conferencias episcopales de la UE consideran crucial que los estados miembros respeten la libertad religiosa, sobre todo el derecho a participar de las misas cumpliendo los protocolos. También piden corredores humanitarios para los refugiados.
Comparte

Los presidentes de las conferencias episcopales de la Unión Europea pidieron a las instituciones europeas y a los Estados miembros que se respete "la libertad de religión de los creyentes, en particular la libertad de reunirse para ejercer su libertad de culto", atendiendo plenamente los requisitos sanitarios.

Por su parte, los obispos expresaron su buena voluntad para mantener el diálogo entre los Estados y las autoridades eclesiásticas y así poder "encontrar la mejor manera de conciliar el respeto de las medidas necesarias y la libertad de religión y de culto".

En un mensaje titulado "Recuperar la esperanza y la solidaridad", la Iglesia europea también pide que cuando esté disponible la vacuna para la Covid-19, esta sea "accesible a todos, especialmente a los pobres»; el «incremento de la ayuda humanitaria y la cooperación para el desarrollo" en África, y "la reorientación de los gastos militares hacia los servicios sanitarios y sociales".

Sin embargo, más urgente todavía es la necesaria solidaridad de Europa hacia los refugiados, "que viven en condiciones inhumanas en los campos y están seriamente amenazados por el virus". En este sentido, los obispos no solo hablan de financiación, sino también "de la apertura proporcional de las fronteras de la Unión Europea por parte de cada Estado miembro".

Y junto con la apertura de fronteras, los presidentes de los episcopados recomiendan que se faciliten vías seguras y legales para los migrantes, y corredores humanitarios para los refugiados, mediante los cuales puedan venir a Europa con seguridad y ser acogidos, protegidos, promovidos e integrados. "En este sentido, es conveniente colaborar con las instituciones eclesiásticas y las asociaciones privadas que ya trabajan en este campo", apuntan.

Los obispos no solo centran su mensaje en la situación actual, sino que invitan a las instituciones a mirar al futuro con una nueva mentalidad y pide "un cambio radical para mejorar". Este pasa por "replantear y reestructurar el actual modelo de globalización garantizando el respeto al medioambiente, la apertura a la vida, la importancia de la familia, la igualdad social, la dignidad de los trabajadores y los derechos de las generaciones futuras".

Asimismo, proponen los principios de la Doctrina Social de la Iglesia, entre los que destacan "la dignidad humana y la solidaridad, así como la opción preferencial por los pobres y la sostenibilidad", como los "principios rectores para construir un modelo diferente de economía y sociedad tras la pandemia".

Fuente: Agencias