audiencia general de los miércoles

Papa Francisco: "Con la Virgen María estoy seguro" 

El pontífice repasó su viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio como peregrino de paz y de esperanza. Destacó la convivencia interreligiosa que hay en esos países. Y recordó que antes de un viaje visita a la Madre de Dios para que lo acompañe.
Comparte

El Papa Francisco repasó este miércoles durante la audiencia general su viaje a Mozambique, Madagascar y Mauricio y destacó la convivencia interreligiosa en estos países. El Santo Padre, que llegó este martes por la tarde, sin descanso, celebró la audiencia general ante decenas de miles de fieles y dio "gracias a Dios" por haberle permitido "realizar esta visita como peregrino de paz y esperanza". Agradeció a todos por haberle acogido "con tanto cariño y cuidado". 

Explicó que fue a Mozambique "para sembrar semillas de esperanza, paz y reconciliación en una tierra que tanto ha sufrido en el pasado reciente a causa de un largo conflicto armado, y que en la primavera pasada fue golpeada por dos ciclones que causaron daños muy graves". En sus diferentes actos animó a los jóvenes de distintos orígenes religiosos "a construir el país, superando la resignación y la ansiedad, difundiendo la amistad social y construyendo sobre las tradiciones de los ancianos". 

Francisco destacó su visita al centro de la comunidad de San Egidio, en Zimpeto, que se ocupa de dar tratamiento a enfermos de sida y "donde a pesar de que todos los que trabajan allí no tienen el mismo credo religioso - la directora del hospital es musulmana - lo más importante son los enfermos". El pontífice deseó que el pueblo malgache pudiera "superar la adversidad y construir un futuro más justo y desarrollado".

Sobre Mauricio, explicó que "allí es fuerte el diálogo interreligioso, también la amistad entre los líderes de las diversas confesiones religiosas" y contó que le emocionó a su llegada recibir un enorme ramo de flores que había mandado el imán. El obispo de Roma explicó que antes de iniciar un viaje y al regreso del mismo va siempre donde la Virgen María, a la Salus Populi Romani, para que sea ella quien le acompañe en su viaje, como Madre. "Con la Virgen María estoy seguro", concluyó. 

Fuente: EFE