Declaraciones a bordo del avión tras su viaje

Para el Papa es 'política' negativa de obispos a dar la comunión a Biden

Ratifica que el aborto es "un homicidio", pero sugiere abordar el tema de modo más pastoral; y sienta posición: "Nunca negué la comunión a nadie". También fustiga a escépticos de las vacunas y admite: "En el Colegio Cardenalicio hay algunos negacionistas"
Comparte

El Papa Francisco reiteró este miércoles con dureza que "el aborto es un asesinato", pero criticó que en el caso de algunos obispos de Estados Unidos que han pedido que no se dé la comunión al católico presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, por estar a favor del derecho al aborto, se trata más de una decisión política que pastoral.

"El problema es que es un homicidio, sin medias palabras; quien hace un aborto, asesina. Cualquier libro dice que a las 3 semanas es científicamente una vida humana", zanjó Francisco la cuestión de la interrupción del embarazo durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de su gira a Hungría y Eslovaquia.

Sin embargo, después, Francisco aclaró que "la comunión no es un premio para los perfectos, la comunión es un don, es un regalo", y quien no puede tomar la comunión es quien "no está dentro de la comunidad".

Los obispos estadounidenses votaron hace algunos meses de manera mayoritaria a favor de redactar un conjunto de reglas para dar la comunión, entre las que se encontraba la de no concederla a los abortistas, y por tanto a Biden, en lo que se observó que fue una victoria de la corriente católica más conservadora del país que siempre ha estado al lado del expresidente Donald Trump.

Aunque Francisco no fue totalmente claro, sí que explicó que dar o no la comunión a las personas es "un problema pastoral".

"A veces los obispos no se comportan como pastores sino que se inclinan a la política", observó, y agregó: "Cuando la Iglesia, por defender un principio, no lo hace de manera pastoral, entonces es que es un hecho político. Los pastores tienen que seguir el estilo de Dios, que es la cercanía, la compasión y la ternura".

"El pastor sabe lo que tiene que hacer en cada momento, pero si sale de la pastoral de la Iglesia se convierte en un político", explicó el pontífice, en lo que pareció una crítica a los obispos estadounidenses con su decisión.

El Papa también afirmó contundentemente que "nunca negué la comunión a nadie" y agregó: "Ya basta con las excomuniones".

Fustiga a escépticos de las vacunas COVID-19

En otro momento de la charla con los periodistas que lo acompañaban en el vuelo, Francisco dijo eque no entiende por qué la gente se niega a vacunarse contra el COVID-19, señalando que "la humanidad tiene una historia de amistad con las vacunas''.

"Incluso en el Colegio Cardenalicio, hay algunos negacionistas'', reconoció.

Señaló que uno de ellos, "el pobre'', tuvo que ser hospitalizado debido al virus. Esa fue una aparente referencia al cardenal estadounidense Raymond Burke, quien fue hospitalizado y se le colocó un ventilador después de contraer el coronavirus el mes pasado.

Hizo la hipótesis de que la "virulencia de la incertidumbre'' se debía a la diversidad de las vacunas COVID-19, a la velocidad de su aprobación, al miedo y la plétora de "argumentos que crearon esta división''.

Los expertos médicos dicen que las vacunas se han probado y utilizado en millones de personas y se ha demostrado que son eficaces para reducir las hospitalizaciones graves y las muertes por coronavirus.

De manera significativa, Francisco no citó el argumento religioso utilizado por algunos que rechazan las vacunas. Algunos conservadores no quieren vacunarse argumentando la conexión remota e indirecta con líneas de células derivadas de fetos abortados.

La oficina de doctrina del Vaticano ha dicho que es "moralmente aceptable'' que los católicos reciban vacunas contra el COVID-19 basándose en una investigación que utilizó células derivadas de fetos abortados.

Francisco ha dicho que sería un "suicidio'' no recibir la vacuna y tanto él como el papa emérito Benedicto XVI ya se vacunaron con las dos dosis de Pfizer-BioNTech.

Fuente: Agencias