Miércoles 08.07.2020

el gobierno de brasil contra el vaticano

Bolsonaro: Críticas al Papa por la Amazonia y por recibir a Lula

El presidente brasileño cruzó directamente a Francisco: "La Amazonia es nuestra, no es como el Papa tuiteó ayer", declaró. Además, un ministro dijo que el pontífice "confraternizó con un criminal" al encontrarse con Lula da Silva en el Vaticano.
Comparte

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, volvió a afirmar este jueves que la Amazonía es de Brasil y le respondió así al Papa Francisco, quien en las redes sociales señaló que esa región selvática, considerada como uno de los pulmones del planeta, es de "todos" y necesita de una atención global.

"Fue creado esta semana un consejo para proteger, preservar y desarrollar nuestra Amazonía, lo que es muy importante, adoptar medidas preventivas contra cualquier acción que no esté bajo las leyes brasileñas", declaró Bolsonaro en su transmisión semanal en vivo a través de la red social Facebook.

Para Bolsonaro, esa medida "es para demostrarle al mundo que estamos preocupados por la Amazonía, la Amazonía es nuestra. No es como el papa 'tuitó' ayer, ¿ok?".

"La Amazonía es nuestra y queremos preservarla y hacer que podamos ser beneficiados con los recursos de forma sostenible", agregó el mandatario en respuesta a la publicación del pontífice.

El miércoles, Francisco escribió en su perfil de Twitter: "Dirijo esta exhortación al mundo entero, para ayudar a despertar la estima y apelo por la Amazonía, que también es 'nuestra'", "Sueño con una Amazonía que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos nativos, de los últimos, de modo que su voz sea escuchada y su dignidad promovida. #QueridaAmazonia", completó el pontífice católico.

No es la primera vez que Bolsonaro, líder de ultraderecha y reiteradamente criticado por su política antiambientalista, cruza palabras con el Papa.

El año pasado, cuando los incendios forestales devastaron gran parte de la Amazonía, Francisco levantó su voz e hizo un llamado para salvar esa parte del planeta.

"Estamos todos preocupados por los vastos incendios que se han producido en la Amazonia. Recemos para que, con el esfuerzo de todos, sean controlados lo antes posible. Ese pulmón forestal es vital para nuestro planeta", dijo en agosto el Papa durante su mensaje dominical, un llamado que fue criticado por Bolsonaro.

Además, el gobierno de Jair Bolsonaro fustigó la reunión en el Vaticano entre Francisco y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva por entender que se trató de una confraternización con un "criminal", a raíz de las condenas por corrupción que pesan sobre el líder del opositor Partido de los Trabajadores.

El encargado de la reacción de un gobierno apoyado oficialmente por las iglesias evangélicas más importantes de Brasil fue el ministro del Gabinete de Seguridad Institucional, general Augusto Heleno, quien llamó "izquierdista" a Jorge Bergoglio.

"Felicitaciones al papa Francisco por el gesto de compasión. Él recibió a Lula en el Vaticano. Confraternizar con un criminal, condenado en segunda instancia, a más de 29 años de prisión, no llega a ser conmovedor, pero es un ejemplo de solidaridad a los malhechores, como les gusta a los izquierdistas", dijo Heleno en las redes sociales.

Heleno es uno de los principales consejeros del Palacio del Planalto y acaba de ganar la puja interna para que los militares comanden la jefatura de gabinete de ministros, con la designación del general Antonio Braga Neto en lugar de Onyx Lorenzoni, un político tradicional del conservador Demócratas.

La reacción de Heleno ocurrió pocos minutos después de que Lula revelara una fotografía en la cual su abogado, Cristiano Zanin Martins, le regala un libro al pontífice escrito por brasileños sobre "Lawfare".

Lula estuvo preso 580 días por una condena a 8 años y 10 meses de prisión por corrupción, al tiempo que fue sentenciado en otra a 12 años y 11 meses de prisión por supuestamente haber beneficiado a empresas constructoras con contratos de obra pública a cambio de arreglos edilicios en una quinta de un amigo.

Lula también publicó que recibió de regalo de Francisco un rosario y que él le donó una foto enmarcada del indígena brasileño Bejá Kayapó, de la aldea Metukire, del estado central de Mato Grosso (parte de la Amazonia), tomada por su fotógrafo personal, Ricardo Stuckert.

Fuente: Telam