Domingo 14.04.2024

Muy probablemente en 2025

Pascua ecuménica: Bartolomé, optimista de celebrarla en unidad

“Es verdaderamente un escándalo celebrarla por separado”, manifestó el Patriarca de Constantinopla. El Papa evalúa hace tiempo cambiar la fecha para que cristianos, católicos y ortodoxos lo hagan al mismo tiempo. La oposición de Patriarcado de Moscú.
Comparte

El Papa Francisco evalúa desde 2015 la posibilidad de cambiar la fecha de la Pascua de Resurrección a una fija con el objetivo de unificar a todos los cristianos, católicos y ortodoxos, para que celebren la fiesta más importante al mismo tiempo sin importar el país de origen. Y esa fecha parece estar cada vez más cerca, por lo menos en lo que a la voluntad el Patriarca ecuménico de Constatinopla Bartolomé I, se refiere.

Así al menos lo recoge el portal de noticias religiosas alemán Katholisch, quien en una información señala que, en su saludo pascual a las iglesias no ortodoxas, el líder honorario de la Iglesia ortodoxa expresó su esperanza de que para 2025 se llegue a un acuerdo para una celebración común.

“Damos a entender al Señor de la Gloria que la Pascua del próximo año no será sólo un acontecimiento coincidente, sino más bien el comienzo de una clausura unificada para su celebración tanto en el cristianismo oriental como en el occidental”, afirmó Bartolomé I en su homilía del pasado domingo.

“Es verdaderamente un escándalo celebrar por separado el acontecimiento único de la única resurrección del único Señor!”, manifestó también el Patriarca de Constantinopla.

El 2025 marca el 1.700 aniversario del Concilio de Nicea, el primer concilio ecuménico que, entre otras cosas, formuló una confesión de fe vinculante para la Iglesia, y es también una fecha que hace años Bartolomé tenía en mente como excusa para abordar esta celebración común de la Pascua.

Tanto la Iglesia católica como la copta valoraron positivamente la iniciativa de Bartolomé, aunque no tuvo la misma acogida por parte del Patriarcado de Moscú, e incluso el papa Francisco “ofreció a las Iglesias orientales adoptar la celebración de la Pascua ortodoxa para solucionar el problema”.

Las iglesias orientales no católicas celebran la Pascua según el calendario juliano, en tanto que las occidentales lo hacen de acuerdo al calendario gregoriano, lo que hace difícil la coincidencia de fechas, y en caso como el de este año pueden pasar hasta cinco semanas entre la pascua católica (31 de marzo) y la ortodoxa (5 de mayo).

“Independientemente del acuerdo, en 2025 la Pascua se celebrará definitivamente juntos: según ambos calendarios, la fiesta más importante del cristianismo cae el 20 de abril”, informa Katholisch.

Fuente: Agencias