Era al aire libre en la localidad de Adrogué

Polémica por intervención policial en una misa por violar restricciones

Fue tras la denuncia de vecinos. El párroco de Corpus Christi, Temperley, que presidía la celebración, se defendió diciendo que los 120 presentes cumplían con la proporción permitida. Pero solo podían estar 10. Sin embargo autorizan ferias a cielo abierto
Comparte

Sergio Rubin

Con el correr del domingo se viralizó en redes sociales un video en el que la policía irrumpía en una misa de primeras comuniones en un predio al abierto de Adrogue, celebrada por el padre Guillermo Robles, párroco de la iglesia de Corpus Christi, de Temperley, en la que los uniformados advertían que se estaba violando la veda por la pandemia y el sacerdote retrucaba que no era así.

La policía intervino luego de que vecinos se comunicaron al 911 para denunciar que se estaba realizando un encuentro masivo, pero el sacerdote le dijo a los efectivos que estaban cumpliendo con las normas que leyó en los diarios, en especial que la celebración era al aire libre y cumplía con el aforo del 30 %, ya que e lugar tenía capacidad para 400 personas y había 120. 

La intervención generó una situación de tensión no solo por el contrapunto entre los policías y los sacerdotes, sino porque también los fieles –entre los que se contaban padres de los chicos de primera comunión- comenzaron a quejarse reprochándole a los efectivos "no tener vergüenza". De todas maneras, los efectivos permitieron que finalizara la celebración.

La situación es polémica porque, si bien las normas vigentes desde el viernes -y las indicaciones de cumplirlas del obispado de Lomas de Zamora al que pertenece la parroquia Corpus Christi- impiden este tipo de celebraciones con tanta gente, esto se contrapone con la autorización de las ferias al aire libre, más allá de que no puede haber aglomeraciones.    

Más allá que en situaciones excepcionales los oficios religiosos pueden suspenderse, esta medida debe determinarse con mucho cuidado, ya que la libertad religiosa es un derecho humano reconocido en la Declaración Universal de los Derechos del Hombre y la asistencia religiosa es clave para muchas personas en tiempos de crisis.

En un comunicado publicado el 15 de abril en su página oficial, el obispado de Lomas de Zamora, advertía sobre la "situación tan compleja" de la pandemia y manifestaba la adhesión "a las nuevas medidas para seguir extremando los cuidados en este tiempo" que habían sido anunciadas por el presidente Alberto Fernández.

En el comunicado se establecía la suspensión de "las reuniones presenciales de adultos, jóvenes y niños, priorizando la realización de las mismas a través de las distintas plataformas digitales" y la celebración de misas "al aire libre con hasta 20 personas".

Con la actualización del decreto anunciado este viernes, esa disposición redujo el cupo a 10 personas. Sin embargo, el párroco reconoció que había más de 120 personas reunidas en ese lugar..

La limitación de hasta 20 personas para participar de una celebración de ritos religiosos al aire libre fue dispuesta por la Jefatura de Gabinete bonaerense por Resolución N° 1.208.

"Se está a la espera de una nueva resolución que reduce aún más la cantidad permitida llevándola a diez personas", indicaron fuentes oficiales.

Fuente: VR