Miércoles 08.07.2020

La Santa Sede le otorgó el plácet

Por primera vez una mujer será embajadora argentina en el Vaticano

De carrera diplomática, María Fernanda Silva tiene raíces africanas, es católica y con una nulidad matrimonial porque su esposo optó por el sacerdocio. Beneplácito en el Gobierno por el rápido trámite, tras las desprolijidades por una fallida postulación.
Comparte

María Fernanda Silva es la nueva embajadora de la Argentina ante la Santa Sede, después de que Vaticano le concedió el 7 de febrero el plácet a la postulación efectuada hace diez días por el Poder Ejecutivo Nacional, y tras las desprolijidades por la fallida candidatura de Luis Bellando.

Hija de padre argentino y madre nacida en Cabo Verde, Silva es diplomática de carrera y se convertirá en la primera mujer en estar al frente de la representación diplomática vaticana.

La nueva embajadora ante la Santa Sede sucederá en el cargo a Rogelio Pfirter, una vez que el presidente Alberto Fernández firme el decreto oficializando su designación.

Silva tiene una historia ligada al papa Francisco ya que Bergoglio, cuando era arzobispo de Buenos Aires, participó en la ordenación sacerdotal de su antiguo esposo.

Estaban casados y tenían una hija, pero su entonces esposo decidió dedicar su vida al sacerdocio y la Iglesia católica aprobó la nulidad del matrimonio.

La nueva embajadora vaticana es licenciada en Ciencias Políticas con Especialización en Relaciones Internacionales en la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA), e integra el Servicio Permanente Activo de Cancillería desde el 1º de enero de 1993.

La diplomática se desempeñó en la Oficina del Arbitraje Internacional Argentina/Chile Laguna del Desierto, en la Dirección de América del Sur y en la secretaría de la embajada argentina en Santiago de Chile. También representó al país ante la Comisión Económica para América Latina (Cepal), luego fue primera secretaria en la Dirección de Europa Occidental y se le asignó el puesto de consejera en el gabinete del Rafael Bielsa, cuando fue canciller en el gobierno de Néstor Kirchner.

En 2007, fue trasladada a la embajada en Venezuela con el rango de consejera, y también fue negociadora en Grupo de Río, CALC y Celac. En setiembre de 2012 asumió funciones en la Secretaría General de Unasur con sede en Quito, como representante de la Argentina.

En febrero de 2014, Silva -primera afrodescendiente en el servicio exterior argentino- prestó funciones en la Subsecretaría de Política Latinoamericana y en mayo de ese año se desplazó a Paramaribo, Surinam, para cumplir funciones de asesora diplomática especial en la Cancillería de ese país Presidencia Pro Tempore Surinamesa de Unasur.

El 30 de diciembre de 2014 el gobierno firmó la resolución ministerial que la trasladó a la embajada en la Santa Sede y al año siguiente asumió funciones en la delegación diplomática ante el Estado Pontificio, con lo que se convirtió en la primera mujer jefa de Cancillería en esa misión.

En marzo de 2016, Silva asumió funciones como Deputy en la representación argentina ante los tres organismos de las Naciones Unidas con sede en Roma: la FAO, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).

Asimismo, fue la primera diplomática argentina en ser votada parta integrar la Mesa de la Junta Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de las Naciones Unidas.

Fuente: Agencias