LA VIGENCIA DEL DIEZMO

¿POR QUE APORTAN MAS LOS EVANGELICOS?

Comparte

Las dicultades de la Iglesia católica para lograr que sus eles sean más generosos contrasta con la realidad de mu c h a s c omu n i d a d e s evangélicas, principalmente de cuño pentecostal, donde el aporte llega a ser sustancialmente mayor.
El pastor Rubén Proietti, ex presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), dice que es una cuestión de convicción. “El que cultiva una fe práctica no ofrenda por imposición ni para cumplir un rito, sino que lo hace con naturalidad”. Lo cierto es que el diezmo –dar el 10 % de los ingresos– no suele ser una gura, sino una realidad entre los evangélicos.
Cuando a principios de mes Alberto, un peluquero con tres hijos que participa de un templo de Parque Patricios, distribuye su sueldo para pagar
impuestos y colegios, lo primero que separa es el diezmo de sus ingresos. “Darle a Dios el 10% de mis ingresos no es un regalo, sino reconocer que toda mi vida le pertenece y que aún en tiempos de crisis nunca me faltó nada”, dice.
Marta, de un templo de Flores, señala que a veces surgen “otras propuestas, además del diezmo, que el pastor usa para sostener misiones,  emprendimientos y el funcionamiento del culto”. Cuenta que “hace unos años surgió la posibilidad de tener una radio para difundir programas cristianos,
pero mi iglesia no tenía los medios.
El pastor lo comentó en una  asamblea y ahí mismo comenzamos a poner lo que teníamos encima. Hoy la radio la sostenemos entre todos”.
Por otra parte, el vicepresidente de la Asociación Bautista Argentina, Raúl Scialabba cree que el aporte del Estado le juega en contra a la Iglesia católica. “En los países donde el Estado hace aportes, aunque éstos no sean signi- cativos, el resultado termina siendo perjudicial”, opina.
Aunque los eles evangélicos reconocen que no todo pasa por lo económico, coinciden en que el dinero es fundamental para las obras. Y apelan a la convicción: “Si la gente supiera lo providente que es Dios, no estaría tan aferrada a lo económico”.