OPINION - AUTOR: DANIEL GOLDMAN

Por un nuevo año

Por: Daniel Goldman

Desde esta noche, y durante dos intensas jornadas, el pueblo judío celebra el Rosh Hashaná
Comparte

Según nuestra tradición festejamos 5771 años desde la simbólica creación del cosmos. El cálculo numérico fue realizado por los maestros de la Mishná,
en el siglo II e.c., quienes -a través de las sumas generacionales a partir del mundo bíblicollegaron a la conclusión de que ellos estaban viviendo en el año
3800 aproximadamente. 
Nuestra tradición no intenta recuperar verdades científicas, sino realidades valorativas, lo que en definitiva nos conduce a la esencia de esta festividad,
que se vincula con la confirmaciónde las preguntas raigales de la esencia de nuestro ser: ¿cuál es nuestro lugar como seres humanos dentro del esquema de la creación divina? O sea, el dilema no se arraiga en el interrogante ¿hace cuánto que estamos aquí? sino ¿para qué estamos aquí? ¿Cuáles son los valores que rigen la vida para la cual fuimos creados? ¿Somos consecuentes con esos valores?
Para ello, el modo de conmemorar es acompañado por una cantidad de elementos didácticos, que hacen de la fiesta una verdadera experiencia vivencial.
Vale la pena destacar el toque del Shofar y el Majzor. El Shofar es un cuerno de carnero cuyo sonido intenso y desgarrador conmueve a todo aquel que se aproxima para escucharlo y nos convoca a un despertar del alma del letargo y el egoísmo con el que nos abruma la enajenada cotidianeidad.
El Majzor es el libro de oraciones que se utiliza durante esta época del año. Contiene una cantidad encantadora de oraciones y otras creaciones literarias que nos impulsan a comprender, a través de la palabra, el contenido vibrante que induce a retornar a nuestra condición humana.
Las palabras de este libro-guía funciona, por un lado como un espejo que no es difuso ni deforma nuestra imagen, que nos permite descubrir cuáles son nuestros  rrores; y como una brújula que marca la senda de humildad a través de la cual debemos dar nuestros pasos firmes y esclarecedores, para poder recuperar los sueños e ideales que se van deteriorando con el correr de la vida, siendo conscientes que nuestras plegarias no son individuales sino plurales y abarcativas a toda la humanidad: “Y es por eso cólmanos de temor reverencial para que nos prosternemos todas tus criaturas”. Que este nuevo año 5771,  nuevo tiempo de vida, nos provea de hábitos  y acciones para hacer de estemundo un lugar mucho más habitable.