Llegaron hasta Roma con su reclamo

Próvolo: Víctimas de abusos piden al Papa ayuda para hacer justicia

"Los sordos hemos sufrido abusos de curas y necesitamos que esto cambie", expresó en lenguaje de señas una de las personas vejadas en su niñez por clérigos en el instituto religioso para sordos de Mendoza. Exigió que no haya más "silencio" y encubrimiento
Comparte

Tres denunciantes que fueron víctimas de abusos sexuales por parte de religiosos en el Instituto Próvolo para Sordos de Mendoza pidieron este jueves en Roma ser recibidos por el Papa y que el pontífice los ayude a hacer justicia contra los curas abusadores.

Ezequiel Villalonga, Daniel Sgardelis y Claudia Labeguerie, y sus abogados querellantes viajaron a Europa, invitados por una organización internacional que lucha por el fin del abuso eclesiástico en el mundo, para presentar la causa ante el Comité Contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño en la ciudad de Ginebra (Suiza) y después se trasladaron a Roma para tratar de ser recibidos por papa Francisco, informó la agencia Efe.

"¿Para qué venimos a Europa? Porque necesitamos que la situación cambie, mientras que el Papa está acá tranquilo, ocultando cosas, necesitamos que se acaben los abusos en todo el mundo. Han abusado mucho en muchas partes, pero esto tiene que acabar", dijo Villalonga en un encuentro en Roma con la prensa extranjera.

Sgardelis, por su parte, pidió que el pontífice argentino "entregue pruebas", fotografías y nombres de los sacerdotes que estuvieron en el instituto en los años en los que se cometieron los abusos a menores para que sus víctimas puedan identificarlos y sean juzgados.

Junto a ellos se encontraba también Labeguerie quien, visiblemente emocionada, prefirió quedarse en silencio y permitir que hablaran sus compañeros.

"Se habla mucho, y necesitamos que se deje de hablar tanto y se tomen medidas para acabar con los abusos de una vez por todas", dijo Sgardelis, al tiempo que denunció el "silencio" que en su opinión manifiesta el Vaticano.

Al respecto, también sus abogados Lucas Lecour y Sergio Salinas, defendieron la necesidad de que "la Santa Sede colabore en la investigación".

"Viajamos hasta Ginebra para que el Comité contra la Tortura y el Comité de los Derechos del Niño conozcan el Caso Próvolo, que sepan que la Santa Sede no hizo nada para avanzar en la investigación penal de esta causa, ni siquiera hizo nada para reparar el daño a estas víctimas", sentenció Lecour.

El abogado contó que comunicaron al Papa su voluntad de ser recibidos a través de una carta formal enviada a la Nunciatura y dos correos electrónicos dirigidos a las embajadas de la Argentina en Roma y ante la Santa Sede.

A pesar de ello, Salinas explicó a Efe que por el momento no recibieron ninguna respuesta acerca de la posibilidad de tener esta reunión antes del domingo, cuando regresarán a la Argentina.

La Justicia argentina condenó a fines de noviembre a los sacerdotes Horacio Corbacho (59) y Nicola Corradi (83) a penas de 45 y 42 años de prisión respectivamente y al jardinero Armando Gómez (49) a 18 años, por los abusos sexuales cometidos a niños sordos dentro del instituto.

Por otra parte, estas últimas semanas comenzaron las audiencias preliminares para llegar al segundo juicio por el caso Próvolo -que aun no tiene fecha- y en las que hay nueve imputadas, entre ellas las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez, además de la ex apoderada legal del Instituto, Graciela Pascual.

Fuente: Agencias