Llamamiento del Papa por Siria

"Que cese el ruido de armas y se escuche el grito de los indefensos"

Fue en el Angelus dominical en el marco de su visita a Bari, En la misa, Francisco dijo que el único extremismo que les cabe a los cristianos es el de la caridad. Y pidió amar aunque uno no sea correspondido porque responde al Espíritu del Evangelio.
Comparte

El Papa denunció una vez más este domingo la tragedia inhumana que se está consumando en Siria al tiempo que ha hecho un llamamiento para que "cese el ruido de las armas y se escuche el grito de los indefensos".

"Mientras estamos reunidos aquí para rezar y reflexionar sobre la paz y el destino de los pueblos que bordean el Mediterráneo, al otro lado de este mar, particularmente en el noroeste de Siria, se está produciendo una inmensa tragedia", señaló el Papa en su último acto público en Bari, donde participó en el encuentro de obispos del Mediterráneo, en la Basílica de San Nicolás.

Francisco denuncó el horror de la guerra en Siria mientras que criticó a "los actores involucrados y a la comunidad internacional" por guardar "silencio sobre el ruido de las armas", mientras muchos "lloran las lágrimas de los pequeños y los indefensos".

Por eso, urgiò a "dejar de lado los cálculos e intereses para salvaguardar la vida de los civiles y los muchos niños inocentes que están pagando las consecuencias".

De este modo, el Pontífice llamó a orar "al Señor para que pueda mover corazones y todos puedan superar la lógica de la confrontación, el odio y la venganza" y para que los hombres se redescubran "como hermanos, hijos de un solo Padre, que hace salir el sol sobre los buenos y los malos".

"Invocamos al Espíritu Santo -concluyó- para que cada uno de nosotros, a partir de los gestos diarios de amor, contribuyamos a construir nuevas relaciones, inspiradas por la comprensión, la aceptación y la paciencia, estableciendo así las condiciones para experimentar la alegría del Evangelio y difundirlo en todos los ámbitos de la vida".

Antes del rezo del Ángelus, el Papa celebró la misa dominical en el Corso Víctor Manuel II, en la que exhortó a todos los cristianos a que hagan suyo el "extremismo de la caridad".

"El mandamiento del amor no es una provocación, es el espíritu del Evangelio", afirmó. De este modo, recordó que. Dios "ama siempre a todos, aun cuando no es correspondido".

Así enfatizó que Jesús "no señaló con el dedo a los que lo condenaron injustamente y lo mataron de manera cruel, sino que les abrió los brazos en la cruz" . "Y perdonó a quienes lo crucificaron", subrayó.

Por eso, dijo que el único camino posible para los que quieren seguir es este: "Si queremos llamarnos cristianos, este es el camino. Amados por Dios, estamos llamados a amar; perdonados, a perdonar; tocados por el amor, a dar amor sin esperar a que comiencen los otros; salvados gratuitamente, a no buscar ningún beneficio en el bien que hacemos".

De esta forma, defendió que Jesús no "exagera" ni apela a "paradoja" alguna cuando dice "Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen". "Es directo y claro", usando "palabras intencionadas, precisas", terminó.

Fuente: agencias