Reflexión papal tras la audiencia general

"Que el Mundial sea ocasión de fraternidad y paz entre los pueblos”

El Papa saludó a los jugadores, hinchas y espectadores que siguen el evento futbolístico en Qatar y rezó por las víctimas del terremoto en Indonesia. También recordó al nuevo beato Giuseppe Ambrosoli, "extraordinario testimonio de una Iglesia en salida"
Comparte

El Papa Francisco realizó este miércoles un llamamiento para que el Mundial de fútbol que se está celebrando en Qatar "sea una ocasión de encuentro y armonía entre las naciones, fomentando la fraternidad y la paz entre los pueblos".

"Quisiera enviar un saludo a los jugadores, a los aficionados y a los espectadores que siguen el Mundial que se está disputando en Qatar desde varios continentes", puntualizó al final de la audiencia general que se celebró como cada miércoles en la plaza de san Pedro.

"Que este importante acontecimiento sea una ocasión de encuentro y armonía entre las naciones, fomentando la fraternidad y la paz entre los pueblos", sostuvo.

Recordando que este sábado es el aniversario del terrible genocidio del Holodomor, el exterminio por inanición en 1932-33 provocado artificialmente por Stalin, el obispo de Roma invitó a rezar “por las víctimas de este genocidio”.

Francisco expresó también su cercanía y aseguró sus oraciones a la población indonesia tras el fuerte terremoto que afectó el pasado lunes a la Isla de Java, causando numerosos heridos y más de 250 muertos. “Expreso mi cercanía a esa querida población y rezo por los muertos y por los heridos”.

De la misma manera, recordando la celebración del Día Mundial de la Pesca, dirigió un pensamiento a los derechos de los pescadores, que “con su trabajo contribuyen a la seguridad alimentaria, la nutrición y la reducción de la pobreza en el mundo”.

El pontífice también recordó al padre Giuseppe Ambrosoli, misionero, sacerdote y médico comboniano, nacido en la diócesis de Como y fallecido en Uganda en 1987, “tras haber dedicado su vida a los enfermos, en los que veía el rostro de Cristo”. “Que su extraordinario testimonio nos ayude a cada uno de nosotros a ser dignos de una Iglesia en salida”.

Antes de iniciar la audiencia general, el Papa se había encontrado con el grupo del “international migration network” de los scalabrinianos, a quienes agradeció por la visita y por la obra que realizan: “Que el Señor los bendiga a todos. Y les deseo que puedan seguir adelante con el mismo trabajo”, les dijo.

Fuente: Agencias