Miércoles 10.08.2022

A 70 AÑOS DE SU MUERTE

Reeditan "Secreto de Confesión", sobre derrotero del cuerpo de Evita

La novela histórica de Sergio Rubin, director de Valores Religiosos, narra cómo y por qué la Iglesia ocultó el cuerpo de la esposa de Perón, y el rol de una congregación religiosa y los Servicios de Inteligencia del Ejército para completar el operativo.
Comparte

“Secreto de Confesión", el libro donde el periodista Sergio Rubin, director de Valores Religiones, cuenta cómo y por qué la Iglesia ocultó el cuerpo de Eva Duarte por 14 años, volvió a ser reeditado a poco de cumplirse 70 años de la muerte de la esposa de Juan Domingo Perón.

En esta novela, Rubin agrega un eslabón a la historia del cadáver de Eva Perón y detallá cómo que el Servicio de Inteligencia del Ejército se ocupó de ocultarlo.

Basándose en testimonios y documentos, Rubin muestra en el libro -de Ediciones B- el papel de la Iglesia a través de una orden religiosa fue clave para que los militares tuvieran éxito en esa oscura misión. Y, también, que el entonces Papa Pío XII estaba al tanto y no puso obstáculos.

También encontró una autorización que la madre de Evita, Juana Ibarguren, le firmó al gobierno del general Aramburu para que enterrara el cuerpo de su hija en un lugar “de común acuerdo”. Pero ella nunca supo dónde estaba y murió antes de que se lo devolvieran a Perón.

El libro -donde estos hechos se narran de manera apasionante- salió en 2002, se reeditó en 2011 y vuelve a ser reeditado ahora, cuando este 26 de julio se cumplen 70 años de la muerte de Eva Perón.

La obra se originó en una investigación que un equipo del diario Clarín, que el autor integró, realizó a fines de los ‘90 para desentrañar lo que fue uno de los secretos mejor guardados de la historia argentina: el misterioso destino del cuerpo de la segunda esposa de Perón desde que en  1995 fue retirado del segundo piso de la CGT por un comando del Ejército  hasta su devolución en 1971 en Madrid, a su marido.

En 1997 Clarín publicó un suplemento donde se detallaba la operación del gobierno militar con la  imprescindible ayuda de una orden religiosa para -luego de un azaroso  derrotero del cadáver por Buenos Aires- enterrar el cuerpo bajo un nombre  falso en un cementerio de Milán.

Rubin siguió investigando para obtener más datos con vistas a la redacción del libro.

Fuente: VR