Miércoles 26.02.2020

desde la asamblea plenaria de obispos

Repudian designación impuesta por Maduro en Parlamento venezolano

"Violentando toda normativa de la Asamblea Nacional" el régimen cayó en una "designación írrita y fuera de toda normativa", denuncian obispos de Venezuela sobre el nombramiento de Luis Parra. "Detrás de todo está el poder", dicen.
Comparte

La Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV) rechazó este martes la directiva impuesta por el gobierno de Nicolás Maduro para el Parlamento, que encabeza el diputado Luis Parra, tras advertir que el pueblo venezolano "clama a gritos" que se cumpla con la Constitución.

"Violentando toda normativa de la Asamblea Nacional se hicieron designar como directiva de esa institución, los venezolanos sabemos que ha sido una designación írrita y fuera de toda normativa", dijo monseñor José Luis Azuaje, presidente del episcopado.

Aunque sin mencionar a Parra, el también arzobispo de Maracaibo se refirió con estas palabras a la elección que el 5 de enero realizaron los legisladores chavistas de una directiva de la Asamblea Nacional, en una votación en la que no participaron los diputados opositores debido a que los efectivos del régimen les impidieron ingresar al Parlamento.

Azuaje debió ausentarse por salud, pero su mensaje fue leído por el monseñor Mario Moronta, primer vicepresidente del episcopado en la apertura de la CXIII Asamblea Ordinaria Plenaria que se realiza hasta el 12 de este mes en Caracas.

El obispo indicó que le tocará "a la verdadera directiva elegida por votación y según las normativas de la Asamblea Nacional, seguir profundizando sobre la resolución de los principales problemas que aquejan al pueblo".

"Debemos estar conscientes que lo que está detrás de todo es el poder, en su concepción y puesta en práctica. Hoy, el poder como dominio gana terreno a la verdad" afirmó el también Arzobispo de Maracaibo.

En su texto destacó que el pueblo se encuentra inmerso en una situación "moralmente intolerable", y que existe un sufrimiento "indignante, masivo y profundo".

"A medida que avanza el tiempo el deterioro se hace más inminente, resquebrajando las estadísticas recientes con el aumento de la pobreza, la falta de acceso al trabajo y a una remuneración digna", dijo Moronta al leer el discurso de Azuaje.

Además, destacó que "hay un 13,5% de desnutrición en niños recién nacidos a 5 años, y 87% de familias sufren privación alimentaria"."Y algo que no podemos dejar pasar por alto es que un gran porcentaje de las familias venezolanas hayan recibido este nuevo año con al menos un familiar fuera del país y, además, experimentar el repunte de personas con intención de migrar con el objetivo no solo de buscar sustento para su familia, sino poder vivir en paz", destacó.

Asimismo, afirmó que se han sacudido los cimientos que sostenían la democracia, la paz, el desarrollo en el país, algo que "se vino preparando desde hace tiempo y no queríamos creerlo; pero llegó y se instaló".

Debemos, por una parte, contribuir con información y discernimiento a dar cuerpo al necesario protagonismo del pueblo, para considerar si ante tanto sufrimiento y violencia no ha llegado la hora de apostar porque el pueblo decida por sí mismo lo que desea ante tan graves y al parecer insolubles problemas", dijo.

En este sentido citó a manera de ejemplo la realización de una consulta vinculante, como ya el Episcopado ha asomado la posibilidad o conveniencia para que le pueblo exprese su voluntad inequívoca.

Además, apeló "a la razón de quienes toman decisiones" para que las excarcelaciones que se registraron la noche del lunes sean el inicio para que más presos políticos puedan ser liberados.

El obispo finalizó con un deseo: “El reto venezolano de este año debe ser que el pueblo encuentre el puerto verdadero de su esperanza en la democracia social renacida”. Un desafío que consideran utopía pero también su “realidad más necesaria” que sólo será posible, concluyó, “si los verdaderos líderes políticos, empresariales, sociales, culturales y religiosos tejemos juntos con los dos hilos (utopía y realidad) y enseñamos a tejer a millones”. 

A su vez Aldo Giordano, nuncio apostólico de Venezuela, abogó por la implementación de un proceso de diálogo que solucione la crisis sociopolítica del país.

"La palabra diálogo se ha convertido en un fastidio, como Iglesia no podemos renunciar a algo esencial a nuestra vida cristiana. No podemos abandonar el diálogo en el contexto difícil, la Iglesia puede convertirse en un puente de paz y diálogo", dijo.

Además, destaco que "fui testigo el domingo de una página triste y oscura de una situación en Venezuela que no hace honor a nuestro país".

"La iglesia debe construir puentes entre los políticos para lograr la paz", puntualizó.


Fuente: ANSA  / Vatican News