FRATERNIDAD INTERRELIGIOSA EN LA PANDEMIA

Rosh Hashaná: Saludo de obispos argentinos a la comunidad judía

"Que el toque de shofar anuncie un tiempo de renovación y alegría, contagioso para toda la humanidad", pide el episcopado a través de la comisión de diálogo interreligioso. Y expresa el deseo común de volver a celebrar en los templos estas festividades.
Comparte

La Comisión Episcopal de Ecumenismo y Relaciones con el Judaísmo, el Islam y las religiones envió un saludo fraterno a la comunidad judía argentina con motivo de las celebraciones por el Año Nuevo 5781.

Monseñor Pedro Torres, obispo auxiliar de Córdoba y presidente de la comisión, firmó el comunicado en el que expresó: “Tengo el agrado de dirigirme a ustedes, con las expresiones acuñadas por San Juan Pablo II: ‘nuestros hermanos mayores’ y por el Papa emérito Benedicto XVI: ‘padres en la fe’, para desearles un fructuoso tiempo de recogimiento y reconciliación en el período entre Rosh Hashaná y Yom Kippur”.

“En este año, tan particular, de la experiencia común de la vulnerabilidad como de la solidaridad por causa de la pandemia, también hemos recibido de la Casa Común el reclamo de su cuidado. A cinco años de la tan apreciada encíclica Laudato si’ del papa Francisco, queremos acompañarlos en el recuerdo del aniversario de la creación, y, con ustedes, dar gracias por la bondad de los bienes creados y, muy especialmente, por la dignidad del ser humano, varón y mujer, creados a su imagen y semejanza”, subrayó.

Asimismo, monseñor Torres deseó “que el toque de shofar anuncie un tiempo de renovación y alegría, contagioso para toda la humanidad”.

“En esta bendita tierra en la que gozamos de la libertad de culto y conciencia, derecho fundamental de toda persona y piedra angular de los derechos humanos, necesitamos la comunicación de valores que resguarden este don para todos, especialmente hoy, para quienes necesitan darse el último adiós, asistencia religiosa ante la muerte y el derecho de poder enterrar a los muertes según las costumbres religiosas”, agregó.

Y concluyó su mensaje “con el deseo común de volver a celebrar en los templos”, expresándoles un cordial Shana Tová.

Fuente: CEA