Desde la pequeña capilla donde fue bautizaco

Rusia: Por la Navidad ortodoxa, Putin saluda a sus compatriotas

El mandatario ruso, que admitió que fue bautizado en 1952 a escondidas de su padre comunista, llamó a los rusos a rezar con la esperanza de que Dios haga realidad sus deseos. Elogió a la Iglesia Ortodoxa local, por fomentar el diálogo interreligioso.
Comparte

El presidente ruso, Vladímir Putin, felicitó este jueves a sus compatriotas por la Navidad ortodoxa, la festividad religiosa más importante de este país, tras asistir anoche a la misa del gallo en una pequeña capilla construida en el siglo XIII en el noroeste del país.

Putin, que admitió haber sido bautizado en 1952 a escondidas de su padre comunista, llamó a los creyentes a rezar con la esperanza de que Dios haga realidad sus deseos.

Esa fe en el milagro "es la estrella que alumbra nuestro camino vital y que nos sostiene en los etapas más difíciles", dijo tras asistir al servicio eclesiástico en la Iglesia de San Nicolás de Lipno, en la región de Veliki Nóvgorod.

El jefe del Kremlin, que cada año recibe la Navidad en un templo diferente, regaló a la pequeña iglesia situada en una isla (Lipno) del lago Ilmen un icono del Señor Todopoderoso.

Construida en 1292, la Iglesia de San Nicolás, el primer templo de piedra erigido en Rusia después de la invasión mongola, fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial y restaurada en 1956.

Como es habitual, Putin tuvo palabras de apoyo para la Iglesia Ortodoxa Rusa, a la que alabó por fomentar el diálogo interreligioso y promover los valores familiares.

Los ortodoxos rusos celebran con misas por todo el país la Navidad, que se conmemora hoy, jueves, según el antiguo calendario juliano.

Las fiestas navideñas en Rusia empezaron el 31 de diciembre y terminarán el 10 de enero, aunque los creyentes aún celebrarán a mediados de enero la Epifanía, en la que se conmemora el bautizo de Jesucristo con los tradicionales baños en aguas heladas de estanques, lagos y ríos.

Más del 70 % de los habitantes de este país se consideran ortodoxos, pero el número de practicantes es mucho menor. Según las encuestas, la mitad de los rusos no cree en Dios, pero considera que ser ortodoxo es sinónimo de ser ruso.

Fuente: EFE