Miércoles 12.06.2024

Memoria del papa polaco cada 2 de abril

San Juan Pablo II: Los seis datos poco conocidos sobre su muerte

Desde la causa de su fallecimiento, pasando por sus últimas palabras y la misa en la cama durante su agonía, hasta la última bendición y el funeral multitudinario. El recuerdo de Karol Wojtyla, por quienes los fieles pidieron sea proclamado "santo súbito"
Comparte

Cada 2 de abril la Iglesia Católica conmemora un año más del fallecimiento de San Juan Pablo II, el Papa peregrino que se convirtió en uno de los líderes más influyentes del siglo XX, y que fue vitoreado por los fieles como "santo súbito" el día de su muerte y durante su funeral.

El pontificado de San Juan Pablo II es el tercero más largo en los más de 2 mil años de historia de la Iglesia Católica, pues permaneció en la Cátedra de San Pedro 26 años y 5 meses.

Para conmemorar el aniversario de su partida a la Casa del Padre, ACI Prensa compartió seis datos que quizás desconocidos sobre su muerte.

1. La causa de su fallecimiento
San Juan Pablo II falleció el 2 de abril de 2005 a las 9:37 p.m. (hora de Roma) en la víspera del Domingo de la Misericordia, una fiesta establecida durante su pontificado. Sufrió un "choque séptico con colapso cardiocirculatorio debido a una infección, ya detectada, de vías urinarias". Así lo detalló un exhaustivo informe sobre su agonía y muerte realizado en el Vaticano.

Durante su última semana de vida recibió comida procesada a través de un tubo nasal. Los doctores señalaron que los problemas en la ingesta de alimentos y en la respiración del Papa de 84 años eran consecuencia de la enfermedad de Parkinson.

2. Un funeral multitudinario
A su funeral asistieron 75 jefes de Estado, incluyendo presidentes, príncipes, entre otras autoridades. La población de Roma (Italia) se duplicó durante ese evento y los asistentes esperaron más de 24 horas para verlo en cuerpo presente.

Cuando la Plaza de San Pedro estuvo al tope de su capacidad, todo quedó completamente en silencio.

3. Sus últimas palabras
El informe del Vaticano precisa que seis horas antes de su muerte, Juan Pablo II dijo en polaco, "con una voz muy débil y con palabras murmuradas, 'Déjame ir a la Casa del Padre'".

El diario italiano La Repubblica citó a un sacerdote polaco, el P. Jarek Cielecki, quien aseguró que el Papa murió "un instante" después de pronunciar con gran esfuerzo la palabra "amén".

Recibe las principales noticias de ACI Prensa por WhatsApp y Telegram
Cada vez es más difícil ver noticias católicas en las redes sociales. Suscríbete a nuestros canales gratuitos y recibirás las noticias más relevantes para tu vida de fe.

4. La vigilia de los fieles
Miles de fieles se reunieron para orar en voz alta y hacer vigilia en la Plaza de San Pedro en los días previos a la muerte de San Juan Pablo II.

El entonces Arzobispo de Cracovia y Secretario Personal de Juan Pablo II durante más de 40 años, Cardenal Stanislaw Dziwisz, aseguró que el Papa escuchaba las oraciones de la multitud.

5. La última bendición
Tras su fallido y conmovedor intento de dar la bendición Urbi et Orbi el último Domingo de Pascua de 2005, que arrancó los aplausos y el llanto de los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa Juan Pablo II —que después de su segunda hospitalización sufría "déficit nutricional y marcada debilidad"— volvió a asomarse a la ventana de su habitación el miércoles 30 de marzo para dar la bendición.

Este nuevo intento tampoco tuvo éxito. Aquella comparecencia "fue la última estación pública de su doloroso Vía Crucis", dice el documento vaticano.

6. La misa durante su agonía
El informe del Vaticano detalló que los ojos de Juan Pablo II estaban prácticamente cerrados durante una misa celebrada al pie de su cama en la tarde del 31 de marzo de 2005.

"Pero en el momento de la consagración, débilmente levantó su mano derecha dos veces, es decir, cuando se eleva el pan y el vino. Hizo un gesto indicando que estaba tratando de golpear su pecho durante la recitación de la oración del Cordero de Dios".

Ese día el hoy fallecido cardenal Marian Jaworski, amigo íntimo de Juan Pablo II desde que eran jóvenes sacerdotes en Polonia, le administró el sacramento de la Unción de los Enfermos.

Fuente; ACI Prensa