Miércoles 23.06.2021

ENCUENTRO DE LA FUNDACIÓN PONTIFICIA CON EL PAPA

Scholas sigue creciendo con más sedes y actividades

Por: María Montero

Sumó espacios en Sidney, Valencia y Washington. Además, lanzó la Escuela de Formación Política.
Comparte

Scholas Occurrentes llegó a los cinco continentes. De esta manera, con el arribo a la ciudad de Sydney, Australia, la fundación pontificia creada para favorecer la integración y la paz por medio de la educación, concreta el sueño del papa Francisco de que la cultura del encuentro se despliegue en todo el mundo.

En un acto en la sede de Scholas en el barrio romano de Trastevere, el pontífice bendijo además la nueva sede de Valencia, España y el lanzamiento del capítulo de Washington, en Estados Unidos.

Durante el encuentro, pudo interiorizarse también de lo que habían vivido los jóvenes de colegios públicos de siete regiones italianas durante la pandemia y cómo la fundación los había ayudado a transitarla.

Valerio, de la ciudad de Bari, contó muy conmovido: “Estaba perdido en la oscuridad, no podía sonreír de manera genuina, me sentía triste y solo pensaba en mis heridas. Pero participar de Scholas me ayudó a sanarlas y curar mis cicatrices porque siempre estuvieron a mi lado, siempre me escucharon y llenaron ese vacío que tenía dentro”.

Como parte de esa experiencia, se inauguró el primer Programa de Salud Emocional para docentes y alumnos, junto a los ministerios de Educación y Salud italianos.

Roberto Esperanza, de la cartera de Salud dijo sentirse impulsado para construir un futuro mejor sobre todo desde la idea de que “nadie debe quedarse atrás, nadie debe ser dejado solo porque no importa donde naciste o de dónde vienes o cuál es tu origen y la pandemia nos ha hecho entender que solos no podemos caminar”. Mientras que Patricio Bianchi, su par de Educación opinó que “además de la pandemia sanitaria existe la pandemia del individualismo por eso la escuela nueva tiene que ser afectuosa, que escuche y que acoja. El mundo puede lograr la paz solamente trabajando en la educación y la salud”, aseguró.

Fruto de la reflexión que partió de la escucha de los jóvenes, se le presentó al Papa el documento identitario de la Universidad del Sentido, confeccionado por un grupo de académicos de diferentes disciplinas, culturas y credos, apoyados por la UNESCO. Esta nueva iniciativa busca promover los valores fundamentales y la paz a través de un cambio de paradigma de la educación, la cultura y la solidaridad. (Ver: Para buscar el sentido de la vida.)

Otra de las iniciativas que se presentaron, inspiradas en las encíclicas Laudato Si y Fratelli Tutti, fueron la Escuela Internacional de Líderes Ambientales y la Escuela de Formación Política.

Sobre esta última, jóvenes de diversos países del mundo le plantearon sus inquietudes sobre cómo poder cambiar la política para poder hacer realidad el sueño de que recupere su nobleza. A lo que el pontífice respondió: “La política es la forma más alta de la caridad. El amor es político, es decir que es social, es para todos, y cuando falta esa universalidad del amor, la política cae, enferma, se hace mala”.

El papa Francisco se refirió también a la consulta que generalmente le hacen sobre cómo percibe él la política en el mundo y opinó que “una política que no es capaz de dialogar para evitar una guerra, es una política derrotada, ha perdido su vocación de unidad, de armonía, incluso con opiniones diferentes, por eso el diálogo es clave pero siempre teniendo en cuenta que la unidad es superior al conflicto”.

“La política no es una llegada –continuó el Sumo Pontífice-, es un camino, un proceso. La desconfianza se da porque se confunde con una empresa, donde se ve qué cosa me sirve o cuanto me da. Es caminar, ver, sobre todo si en el camino se quema el político. Lo importante es llegar a esa unidad porque la unidad es superior al conflicto”.

Como ejemplo, dijo que la prueba sobre la honorabilidad de una nación se ve en si se fabrican armas para la guerra. “Ahí sabemos si una nación está sana o no”, afirmó. Y concluyó: “Lo digo sinceramente, me hace mal al corazón ver que algunos sacerdotes bendicen las armas”.

Por último, Francisco se conectó con jóvenes argentinos en El Impenetrable de Chaco que darán inicio al Programa de prevención de adicciones a través del arte. Un proyecto que comenzó en México y que ya fue implementado en varios países