el ex número tres del vaticano

Sentenciaron al cardenal Pell a seis años de cárcel por abusos

Es por el presunto abuso sexual de dos chicos del coro cuando era arzobispo de Melbourne en los años 90. Deberá cumplir tres años y ocho meses de prisión. El cardenal alega su inocencia y la defensa apelará. El Vaticano abrió su propia investiagación.
Comparte

El cardenal George Pell fue declarado culpable por un jurado, en diciembre pasado, de abusar sexualmente de dos coristas menores de edad cuando era arzobispo de Melbourne en los años 90. Este miércoles, el juez del County Court, Peter Kidd, lo sentenció a seis años de cárcel al señalar que los abusos han tenido “un impacto significativo y duradero” en una de las víctimas, que sufrió una serie de emociones negativas con las que luchó durante muchos años, agravadas por problemas de confianza y ansiedad.

El cardenal fue obligado a firmar el registro de agresores sexuales y deberá cumplir un mínimo de tres años y ocho meses de cárcel antes de poder pedir libertad condicional.

Por su parte, el cardenal Pell siempre ha declarado su inocencia y sus abogados han presentado la apelación, que se celebrará los días 5 y 6 de junio. En aras de la transparencia, el juez Kidd ha ordenado que la lectura de la sentencia, que duró más de media hora, sea transmitida en directo por varios canales, en nombre de lo que se ha denominado “justicia abierta” pero, según los partidarios de Pell, una confirmación de la campaña mediática contra el cardenal.
  
La edad avanzada del cardenal, 77 años, ciertamente influyó en el veredicto porque Pell corría el riesgo de ser condenado a cincuenta años, diez años por cada uno de los cinco cargos imputados, según la ley australiana. Después de la lectura de la sentencia, el cardenal regresó a la prisión de máxima seguridad de Melbourne, donde se le mantiene en confinamiento solitario, tal como se establece para los culpables de abusos.

Sobre la condena de Pell, en los últimos días la Santa Sede había anunciado la apertura de su propia investigación canónica por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe.


Fuente: Vatican Media