Participan dos obispos argentinos

Sínodo de la Amazonía: Para Ojea, será un gran llamado de atención

El presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, denuncia que "el hombre está despreocupándose del futuro" y expresó su esperanza sobre los resultados de la asamblea sinodal. Estimó que abrirá camino para una espiritualidad nueva en la región.
Comparte

El obispo de San Isidro y presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Vicente Ojea, consideró que el Sínodo de la Amazonía será “un enorme llamado de atención” sobre cómo el hombre se está despreocupando del futuro y estimó que también abrirá el camino para una espiritualidad nueva en la región.

El prelado compartió en tres videos sus expectativas frente al Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica que el papa Francisco inaugurará el próximo domingo en el Vaticano y del que participará junto con el obispo de Reconquista y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Aborigen, monseñor Ángel José Macín.

En el material difundido por la Oficina de Prensa de la CEA y producido por el canal Orbe 21, monseñor Ojea explicó que con el Sínodo de la Amazonía el pontífice quiere “aterrizar la Laudato si'en un territorio concreto” y llamar la atención sobre la necesidad de cuidar la Casa Común.

“Pienso que va a ser un gran llamado de atención al mundo sobre cómo el hombre está despreocupándose del futuro”, denunció.

En el segundo video, el obispo sanisidrense destacó el clima de “armonía y de amistad” que la Iglesia siempre mantuvo con las comunidades originarias de esta región y consideró que el Sínodo “es un gran desafío para la Iglesia” a fin de poder atender las comunidades cristianas que existen en esa zona.

“Esto va a plantear una cantidad de problemas pastorales que, por supuesto, que van a influir en nosotros los argentinos, porque después del Sínodo seguramente se creará una red, una estructura que va a tener por objetivo cumplir con lo que el Sínodo determine”, indicó.

Monseñor Ojea estimó que el Sínodo “va a abrir el camino a una espiritualidad nueva, que se va a fundamentar en lo que es la conversión ecológica. Una espiritualidad que lo que va a enseñarnos es a discernir en qué lugar tenemos que colocarnos para escuchar el grito de la tierra y el grito del pobre”.

Fuente: CEA