Con apoyo del gobierno ruso

Siria: Avanza el proyecto para construir una "mini Santa Sofía"

El gobierno sirio dio su consentimiento para avanzar en la construcción de un templo dedicado a la "Sabiduría Divina", en la región de Hama. Sería similar, aunque de dimensiones más reducidas, a la antigua basílica de Estambul, reconvertida en mezquita.
Comparte

Con el consentimiento del gobierno de Damasco, y con el apoyo de sectores políticos y militares rusos, pronto podría entrar en una fase operativa, la construcción de una iglesia dedicada a la Sabiduría Divina, erigida con la intención declarada de reproducir, aunque con dimensiones reducidas, el perfil arquitectónico de Hagia Sophia, la antigua basílica bizantina de Constantinopla -hoy Estambul-, recientemente convertida en mezquita por las autoridades turcas.

La “mini-Hagia Sophia” siria, según los promotores del proyecto, podría surgir en la región de Hama. La noticia ha sido dada por medios sirios y libaneses, citando información publicada por fuentes cercanas al gobierno de Damasco, que presentan la operación como una especie de respuesta ruso-siria a la elección turca de reabrir Hagia Sophia al culto islámico.

Según la agencia Fides -aunque aclaran que no han podido verificar esa información- a través de las redes sociales activistas y propagandistas cercanas al gobierno sirio, anunciaron que la colocación de la primera piedra de la futura iglesia ya habría tenido lugar en  Suqaylabiyah (una ciudad en la gobernación de Hama habitada antes de la guerra por unos 20 mil cristianos ortodoxos), en presencia de representantes de la Duma de Moscú (el Parlamento ruso) y con el consentimiento de las jerarquías del patriarcado greco ortodoxo de Antioquía (con sede en Damasco).

Según los informes, los soldados rusos estacionados en la base cerca de Latakia ya están preparando los planes para la construcción de la nueva iglesia.

Nadel al Abdullah, conocido por liderar una milicia que se presentó como una fuerza de autodefensa compuesta por cristianos ortodoxos – uno de los grupos paramilitares desplegados con el régimen de Assad en el conflicto contra los militantes yihadistas del autodenominado Estado Islámico (Daesh) o de Jabhat al Nusra -, se presentó como el promotor de la iniciativa. Abdullah declara que puso a disposición la tierra en la que debe levantarse la “Mini-Hagia Sofia” siria.

Los medios sirios y libaneses también han relanzado las declaraciones del parlamentario ruso Vitaly Milonov, conocido en su país por las campañas destinadas a restaurar el antiguo nombre de Constantinopla en las publicaciones oficiales rusas para indicar la actual ciudad turca de Estambul, y por haber usado camisetas con la inscripción “Ortodoxia o muerte”, según la cual los ortodoxos rusos están dispuestos a apoyar generosamente la construcción en Siria de una iglesia con las características de Hagia Sophia.

Esta operación es presentada por los medios sirios como una respuesta a la decisión turca de volver a islamizar la antigua Basílica Cristiana, convertida en mezquita después de la conquista otomana de Constantinopla y transformada en un simple complejo de museos en 1934 por voluntad de Mustafà Kemal Ataturk, fundador de la moderna República de Turquía.

Milonov, en tono controvertido contra el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, también enfatizó que el presidente sirio Bashar al Assad nunca ha soñado con convertir los templos de una determinada comunidad de fe en lugares de culto vinculados a otras afiliaciones religiosas.

La agencia Fides concluye que “la historia de la antigua Basílica de Hagia Sophia, convertida en una mezquita, y más en general la condición de los cristianos en muchos países de Oriente Medio, es cada vez más claramente, terreno para operaciones geopolíticas de todo tipo, con efectos actualmente indescifrables en el presente y futuro de los bautizados de esas tierras”.

Fuente: Fides