JUDAÍSMO

Solidaridad en continuado

La DAIA y l a AMIA se unieron para recolectar ayuda para los afectados por las lluvias mediante una serie de iniciativas que tuvieron gran respuesta.
Comparte

A un mes de las últimas inundaciones en La Plata y Buenos Aires, que afectaron a 350 mil personas y dejaron un saldo de 60 muertos, la solidaridad con los damnificados continúa. Las diferentes entidades de la comunidad judía se sumaron a la hora de asistir a los evacuados, a través de una campaña de recolección de alimentos, ropa y artículos de higiene. La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), junto a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), se unieron en un proyecto común frente a esta tragedia.
Por un lado, la AMIA, aprovechando el momento de las elecciones de su nueva comisión directiva, pidió a todos sus asociados que al momento de votar llevaran un alimento no perecedero. A su vez, la DAIA propuso lo mismo a quienes asistieron al Teatro Coliseo con ocasión del acto de Iom Ashoá, la celebración que se hace cada año en memoria del Holocausto, y de ese modo rendir homenaje a los héroes del ghetto de Varsovia que encabezaron la resistencia frente al régimen nazi.
La respuesta fue contundente. Entre los 2.500 presentes en el aniversario, las ayudas que se recibían directamente en la sede que la AMIA tiene en el barrio porteño de Once y los 10 mil votantes, las donaciones completaron hasta el techo dos camiones. “Todos sintieron que tenían que responder solidariamente para aliviar tanta necesidad”, reflexionó Julio Schlosser, presidente de la DAIA y flamante vicepresidente del Congreso Judío Mundial. 
AMIA y DAIA decidieron enviar la mercadería a los Boy Scouts de la parroquia San Cayetano de Liniers y al depósito de Cáritas en el partido bonaerense de Avellaneda para ser repartida entre los damnificados. “Elegimos estas dos instituciones porque nos merecen absoluta confianza -afirmó Schlosser- y sabíamos que sin lugar a dudas todo iba a llegar a quienes más lo necesitaran”. El trabajo conjunto que AMIA y DAIA realizaron ante las trágicas inundaciones es sólo uno de los proyectos comunes que prevén desarrollar a futuro. En estos días Guillermo Borger, presidente de AMIA, y Julio Schlosser se volvieron a encontrar en el plenario del Congreso Judío Mundial, que se llevó a cabo en la ciudad de Budapest, Hungría, donde se analizaron las principales problemáticas que afronta la comunidad judía en todo el mundo.