Cuarentena por el avance del coronavirus

Templos abiertos para dar asistencia espiritual y material a los fieles

El presidente lo autorizó ante un pedido que le hizo la cúpula del Episcopado durante una reunión en Olivos. Los obispos le manifestaron su respaldo a las medidas ante la crisis sanitaria y su disposición a ayudar, en particular asistiendo a los pobres.
Comparte

No todos los templos del país permanecerán completamente cerrados durante la cuarentena que rige desde el viernes, sino que algunos podrán permanecer abiertos para que aquellos fieles que, de modo individual y siempre y cuando su afluencia sea muy pequeña, quieran ir a rezar y recibir una asistencia espiritual. Así lo resolvió el presidente Alberto Fernández durante una reunión que mantuvo este viernes con la cúpula de la Conferencia Episcopal, en la que los obispos les formularon la solicitud, según pudo saber Clarín.

El mandatario había convocado a las máximas autoridades católicas para informarles sobre la profundización de las medidas para combatir la expansión del coronavirus, principalmente el establecimiento de una cuarentena desde la medianoche del jueves,  y escuchar sus sugerencias. Los obispos le transmitieron su total apoyo a las medidas y su disposición a colaborar en la crisis, sobre todo en la atención a los pobres a través, por caso, de la ayuda alimentaria en sus comedores.

La reunión, de alrededor de una hora, se realizó en la residencia de Olivos y participaron el presidente, el vicepresidente primero y el secretario general del Episcopado, el obispo de San Isidro, monseñor Oscar Ojea; el arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, y el obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa; el secretario de Asuntos Estratégicos de la presidencia, Gustavo Béliz, y el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri.  

Los obispos recibieron el pedido de sacerdotes en sus respectivas diócesis para que determinadas iglesias puedan permanecer abiertas a los efectos de dar contención espiritual a los fieles que lo requieran, más allá de que las misas y demás celebraciones religiosas están suspendidas mientras dure la cuarentena. La Iglesia ya había quitado la obligación de la asistencia a la misa dominical e invitado a seguirla a través de la televisión e Internet.

Tras la reunión, el arzobispado porteño manifestó la disposición a “mantener nuestras parroquias disponibles para acompañar las necesidades espirituales y materiales de nuestros hermanos, en particular las de los más pobres, enfermos y nuestros abuelos que son los que más rezan”. A la vez que pidió orar por “todos los afectados por esta pandemia, por los agentes sanitarios y quienes ‘se la están jugando’ por el cuidado de nuestra gente”.

La aceptación de la solicitud de la Iglesia se cristalizaría en un nuevo decreto que sumaría precisiones tanto del alcance de la cuarentena como de las excepciones. Por lo demás, durante el encuentro los obispos le expresaron al presidente su satisfacción por haber convocado a la oposición para analizar las medidas preventivas y, en general, por ver a la dirigencia política unida en este delicado momento del país.

Fuente: VR