Washington: Firmados con mediación de trump

Tensión por los acuerdos de Israel con Emiratos Árabes y Baréin

La normalización de las relaciones desató una ola de misiles entre Franja de Gaza y Tel Aviv. Mientras los defensores hablan de un "nuevo Oriente Medio", Irán advirtió sobre "graves consecuencias". Los palestinos lo ven como una traición a su causa.
Comparte

Israel firmó el martes pactos históricos con dos países árabes del Golfo Pérsico, en una ceremonia en la Casa Blanca que el presidente Donald Trump dijo marcará “el amanecer de un nuevo Oriente Medio'', y en la que se promovió como un pacificador internacional en el marco de su campaña de reelección.

Los acuerdos bilaterales formalizan la normalización de las ya mejoradas relaciones de Israel con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin sobre la base de su oposición común a Irán. Pero lo acuerdos no abordan el antiguo conflicto entre Israel y los palestinos, que consideran los pactos como una puñalada en la espalda de parte de los países árabes y como una traición a su causa por un Estado palestino.

La ceremonia, encabezada por Trump, contó con la participación del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu; y los ministros de Exteriores de Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, Abdulá bin Zayed al Nahyan y Abdulatif bin Rashid al Zayani, respectivamente.

"Hoy, las naciones de la región y del mundo se juntan, unidas en su determinación para edificar un futuro mejor", señaló Trump, después de afirmar que habrá "más países" que alcanzarán acuerdos similares con Israel.

Trump también hizo alusión a un "nuevo Medio Oriente" y Netanyahu consideró que los acuerdos podían "acabar con el conflicto árabe-israelí de una vez por todas".

Ni Netanyahu ni Trump mencionaron a los palestinos en sus declaraciones, pero los cancilleres de los Emiratos y de Bahrein hablaron de la importancia de crear un Estado palestino.

El canciller emiratí Al Nahyan, hermano del príncipe heredero de Abu Dabi, agradeció a Netanyahu por “frenar la anexión'' de tierras en Cisjordania reclamadas por los palestinos, a cambio del reconocimiento de su país. Netanyahu, sin embargo, insistió en que Israel solamente ha suspendido sus planes de anexarse los asentamientos judíos en Cisjordania.

Además de los acuerdos bilaterales firmados por Israel, Emiratos y Bahrein, los tres firmaron un documento apodado “Acuerdos de Abraham”, en referencia al patriarca de las tres grandes religiones monoteístas.

Los palestinos se oponen a los acuerdos de Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, que consideran una traición a su causa por parte de los países árabes al reconocer a Israel sin concesiones territoriales. Afirman que los acuerdos, y otros que puedan llegar, no socavarán su causa.

Un nuevo intercambio de fuego entre Israel y Palestina sirvió de sombrío recordatorio de que la celebración en Washington probablemente hará poco por cambiar el conflicto entre israelíes y palestinos.

En horas coincidentes con la firma del acuerdo, el grupo armado palestino Hamas lanzó cohetes contra Israel, que fueron respondidos de la misma manera por el ejército israelí contra la Franja de Gaza.

Tras los ataques y las represalias, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el movimiento palestino Hamas se lanzaron sendas advertencias.

"No me sorprende que los terroristas palestinos hayan disparado contra Israel justo en el momento de esta ceremonia histórica. Quieren impedir la paz, pero no lo lograrán", Netanyahu, cuando embarcaba para su vuelo de regreso de Washington. "Atacaremos a todos los que intenten hacernos daño, y tenderemos una mano de paz a todos los que nos tiendan la mano para hacer la paz", añadió.

Por su parte, Hamás advirtió a Israel contra esta nueva escalada militar. "La fuerza de ocupación va a pagar el precio de cualquier agresión contra nuestros pueblos o lugares de resistencia", declaró el brazo armado de Hamás.

Yihad Islámica, segundo grupo armado de la Franja de Gaza, indicó que esos acuerdos "injustos" iban a "empujar" a las "fuerzas de la resistencia a continuar la yihad".

"No habrá paz, seguridad o estabilidad para nadie en la región sin el fin de la ocupación y (sin) el respeto de los plenos derechos del pueblo palestino", aseguró por su parte el líder de la Autoridad Palestina, que gobierna en Cisjordania ocupada, Mahmud Abas, en un comunicado.

También reaccionó contra los acuerdos el presidente de Irán, Hasan Rohani, quien declaró que Baréin y los Emiratos Árabes Unidos serán los únicos "responsables" de las "graves consecuencias" de su normalización con Israel.

"¿Cómo pudieron tender la mano a Israel? ¿Y después quieren darles bases en la región? Ustedes serán responsables de todas las graves consecuencias", declaró Rohani en un discurso televisado.

El presidente iraní, que no nombró ni a Baréin ni a los Emiratos Árabes Unidos, realizó estas declaraciones en el consejo de ministros tras la firma en Washington del acuerdo de normalización.

En su discurso, Rohani atacó a "algunos Estados de la región" cuyos "dirigentes no entienden nada de religión e ignoran su deuda [...] con la nación palestina".

A principios de septiembre, el líder supremo iraní, Ali Jamenei, acusó a los EAU de "traicionar al mundo musulmán [...] a las naciones árabes, a los países de la región y a Palestina" al aceptar normalizar sus relaciones con el Estado hebreo.

Los Emiratos Árabes Unidos y Baréin son el tercer y cuarto país árabe en establecer relaciones diplomáticas con Israel, después de Jordania (en 1994) y Egipto (en 1979).


Fuente: Agencias