Domingo 14.07.2024

Francisco dispuso contruir una planta

Toda la energía eléctrica que consume la Santa Sede será solar

Se trata de una iniciativa que combina paneles solares con cultivos en el mismo terreno para hacer más sostenible al pequeño estado católico. La decisión se dio a conocer a través de un motu proprio de Francisco. El decreto papal se titula ‘Fratello Sole’
Comparte

El papa Francisco ha decidido construir una central agrovoltaica en la zona extraterritorial de Santa Maria di Galeria, ubicada a 18 kilómetros al norte de Roma. Esta innovadora planta permitirá cubrir la demanda de electricidad de la Ciudad del Vaticano y las antenas de Radio Vaticana, ubicadas en la misma zona.

El anuncio, realizado a través de la carta apostólica en forma de motu proprio “Fratello sole-Hermano Sol”, publicada por la oficina de prensa del Vaticano, dejó en evidencia la urgencia de transitar a un modelo de desarrollo sostenible. “Es necesario hacer la transición hacia un modelo de desarrollo sostenible, que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, con el objetivo de la neutralidad climática”, señaló Francisco en el documento.

El papa ha confiado al gobierno del Estado de la Ciudad del Vaticano y a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica (APSA) la tarea de construir la nueva planta agrovoltaica. Según el pontífice, la humanidad ya cuenta con los medios tecnológicos necesarios para enfrentar la transformación ambiental, con especial énfasis en la energía solar como una alternativa clave frente a las “perniciosas consecuencias éticas, sociales, económicas y políticas” de las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Con la carta encíclica ‘Laudato si’ sobre el cuidado de nuestra Casa Común, del 24 de mayo de 2015, invité a toda la humanidad a tomar conciencia de la necesidad de cambiar sus estilos de vida, de producción y de consumo, para combatir el calentamiento global”, añadió el papa.

Para garantizar el éxito de este proyecto, el papa nombrará comisiones extraordinarias que tendrán plena capacidad para realizar las actividades administrativas necesarias y mantendrán informadas a las autoridades italianas sobre el desarrollo en la zona extraterritorial de Santa Maria di Galeria.

En julio de 2022, la Santa Sede adhirió a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, con el objetivo de contribuir a los esfuerzos globales para enfrentar los desafíos que el cambio climático plantea a la humanidad.

“Con este instrumento, pretendía contribuir a los esfuerzos de todos los Estados para ofrecer, según sus respectivas responsabilidades y capacidades, una respuesta adecuada a los desafíos que el cambio climático plantea a la humanidad y a nuestra Casa Común”, explicó el papa.

La iniciativa de energía agrovoltaica busca aprovechar la misma superficie de terreno tanto para la obtención de energía solar como para el desarrollo de productos agrícolas. Este enfoque no solo permitirá al Vaticano cubrir su suministro eléctrico, sino también promover un uso más eficiente y sustentable de la tierra.

“Necesitamos hacer una transición hacia un modelo de desarrollo sostenible que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera con el objetivo de la neutralidad climática. La humanidad dispone los medios tecnológicos para afrontar esta transformación medioambiental y sus perniciosas consecuencias éticas, sociales, económicas y políticas, y entre ellas, la energía solar desempeña un papel fundamental”, agregó el papa Francisco.

Un Vaticano comprometido
El compromiso del Vaticano con la sostenibilidad ambiental no es reciente. Ya en 2008, se instalaron paneles solares en el techo del Aula Pablo VI, un moderno edificio donde se celebran las audiencias y actos del papa, con capacidad para más de 6.000 personas.

Además, la Ciudad del Vaticano anunció en noviembre de 2023 la implementación de un programa de desarrollo de la movilidad sostenible, proyectando una flota compuesta exclusivamente por coches eléctricos para 2030. Francisco también se comprometió en 2020 a “reducir a cero” las emisiones totales en la Ciudad del Vaticano antes de 2050.

Con esta nueva planta agrovoltaica, el papa espera cubrir las necesidades energéticas del Vaticano y también servir de ejemplo para el resto del mundo en la adopción de prácticas sostenibles y responsables con el medio ambiente.

Fuente: Infobae