Lunes 27.05.2024

en constitución no hay derecho al aborto

Tras fallo de EE.UU., los provida en la Argentina apuestan a la Justicia

Varios particulares ya venía haciendo planteos de inconstitucionalidad de la ley aprobada a fines de 2020, pero la decisión del tribunal norteamericano alimentó su esperanza de que sea anulada. Incluso alegan que en el país hay más argumentos jurídicos.
Comparte

Sergio Rubin

La legalización del aborto es una controversia de dimensión mundial que no termina nunca. El reciente fallo de la Corte Suprema de los Estados Unidos, que interpretó que de la constitución norteamericana no se desprende un derecho al aborto, es la última y más relevante comprobación. Sin embargo, hay otras disputas sobre la interrupción voluntaria del embarazo en diversos países que se conocen menos, pero que mantienen abierta la discusión.

En la Argentina -pese a que hace un año y medio se legalizó el aborto- no podría decirse que se trata de un asunto totalmente cerrado. Los llamados provida vienen recurriendo a la Justicia con planteos de inconstitucionalidad de la ley o de vulneración de constituciones provinciales que protegen la vida desde la concepción, pero tras el pronunciamiento del máximo tribunal estadounidense se sienten más esperanzados.

Es cierto que varias de las presentaciones a lo largo y a lo ancho del país fueron prontamente desestimadas, pero hay al menos dos aceptadas en primera instancia -una en la provincia de Salta y otra en la de Córdoba- que alimentan las mayores expectativas de los provida, si bien admiten que el camino hasta la Corte Suprema será muy largo y, obviamente, habrá que ver qué criterio sigue el alto tribunal.

Los provida argentinos consideran incluso que su reclamo tiene más fundamento jurídico aquí que en EE.UU. porque, como dice el profesor de derecho Civil de la UCA Nicolás Laferriere, para la Corte norteamericana el derecho al aborto “no existe” en la Constitución de ese país, ni siquiera implícitamente. Pero las legislaturas de los cincuenta estados tienen la autoridad para regularlo o prohibirlo.

En cambio, la Constitución argentina, en el artículo 75, inciso 23, faculta al Congreso a legislar y promover un “régimen de seguridad social especial e integral de protección del niño en situación de desamparo desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, y de la madre durante el embarazo y el tiempo de lactancia”, argumentan con énfasis los provida.

También apelan a los tratados internacionales con jerarquía constitucional como la Convención sobre los Derechos del Niño y su declaración interpretativa en cuanto a que la protección del niño se entiende desde el momento de la concepción. Y al Código Civil y Comercial reformado en 2015 que dice que “la existencia de la persona humana comienza con la concepción”.

Como contrapartida, creen que los miembros de la Corte tienen una interpretación favorable al aborto legal. Mencionan el pronunciamiento del tribunal de 2012 en el caso FAL cuando consideró -con el voto de los actuales ministros Lorenzetti y Maqueda- que la violación de una menor se enmarcaba dentro de los casos de abortos no punibles fijados por el Código Penal.

Particularmente los inquietó permisividad de la Corte en aquel fallo, al establecer que “los médicos en ningún caso deben requerir autorización judicial para realizar esta clase de abortos, debiendo practicarlos requiriendo exclusivamente la declaración jurada de la víctima, o de su representante legal, en la que manifieste que el embarazo es la consecuencia de una violación”.

Una de las batallas dentro de la batalla contra la legalización del aborto de los provida es la observancia de la objeción de conciencia del personal sanitario que, a su juicio, quedó muy restringida en la ley y, además, no la contempla a nivel institucional, es decir, en el caso de las clínicas y sanatorios, muchos gestionados por comunidades religiosas.

No obstante, Laferriere considera que el fallo de la Corte de Estados Unidos “tiene una proyección global al decir que el aborto no puede considerarse un derecho como erróneamente pretenden algunas organizaciones y grupos de presión”, lo cual permite en la Argentina en base a su Constitución “alimentar esperanzas de que se revierta la legalización del aborto”.

Más allá de las expectativas de los provida -que ciertamente no la tienen fácil y eventualmente deberán armarse de mucha paciencia hasta un pronunciamiento del máximo tribunal-, deberán empeñarse en entusiasmar con su mensaje de que siempre vale la pena apostar por el ser en gestación y así la mujer evite libremente hacerse un aborto.

En la Argentina hay entidades como Grávida que se ocupan de asistir a las embarazadas en situaciones difíciles antes y después del parto, mientras que el Papa Francisco exhorta a “cuidar la vida en todo su trayecto, no solo desde la concepción, sino hasta la muerte natural” y pide contener a la mujer afligida por haber abortado.

El titular de la Academia por la Vida del Vaticano, monseñor Vincenzo Paglia, dijo tras el fallo que “hay que asegurar una educación sexual adecuada, garantizar una asistencia sanitaria accesible a todos y preparar medidas legislativas para proteger la familia y la maternidad, superando las desigualdades existentes”.

Por eso, más allá de lo que diga la justicia, los provida tienen mucho para hacer.


Fuente: VR / TN.com.ar