Domingo 14.04.2024

Casi seis de cada 10 argentinos son pobres

Tras los dichos de Milei, la UCA defiende su estimación de pobreza

El director del organismo que la estimó, Agustín Salvia, negó que se haya hecho una "extrapolación lineal" de los datos y explicó la técnica seguida. Consideró que MIlei -que la calificó de "un dibujo"- "no estuvo bien informado" de cómo se la calculó.
Comparte

El director del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) dependiente de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia, defendió las recientes estimaciones de pobreza e indigencia de su organismo luego de que fueran descalificadas por el presidente Javier Milei, quien las consideró “un dibujo”.

El Observatorio había estimado que la pobreza en enero abarcaba al 57,4 % de los argentinos, o sea, a casi 27 millones, mientras que en la indigencia estaban el 15 %, es decir, unos 7 millones dentro del total de pobres, producto principalmente de la elevada inflación y la fuerte devaluación de diciembre.

En un comunicado, Salvia consideró que el presidente “no estuvo bien informado” porque las estimaciones  “constituyen proyecciones estadísticas realizadas por el ODSA a través de ejercicios de simulación sobre los microdatos de la Encuesta de la Deuda Social Argentina (EDSA) del tercer trimestre de 2023”.

Además, señaló que “estas proyecciones no se realizaron no por ‘extrapolación lineal’, sino mediante técnicas de nowcastig, una técnica que se utiliza para proporcionar estimaciones en tiempo real o predicciones a corto plazo utilizando datos actuales y disponibles de manera inmediata”.

En ese sentido, precisó que “en lugar de depender únicamente de datos históricos, el nowcasting permite hacer simulaciones incorporando información en tiempo real para obtener proyecciones más precisas y actualizadas”.

Explicó que “las estimaciones de pobreza tomaron como base los ingresos del tercer trimestre 2023, actualizados en función de las variaciones que habrían experimentado los ingresos laborales, previsionales y otros no laborales de los hogares, así como los aumentos en los programas de transferencias monetarias”.

"A su vez, las canastas de consumo se actualizaron en función de la variación de los valores correspondientes al incremento experimentados por las mismas según información del INDEC”, puntualizó.

Añadió que “según esta información, si bien la situación social agravó de manera significativa durante los últimos meses, las mejoras sociales posconvertibilidad ya se habían detenido hacia 2007-2009.

“De manera más clara -agregó- el deterioro se inicia en 2013-2014, se agrava en 2016, y luego de una poco sostenible mejora en 2017, tiende a empeorar de manera casi sostenida hasta 2023, con o sin pandemia de por medio”.

Y concluyó: “A partir de ahí las proyecciones estadísticas muestra lo que es obvio, dada las medidas de devaluación, ajuste fiscal y licuación de activos e ingresos corrientes, habría aumentado de manera significativa tanto la indigencia como la pobreza”.

Fuente: Clarín y VR