Junto con el personal esencial vaticano

COVID: Francisco y Benedicto XVI reciben primera dosis de la vacuna

Es la Pfizer. Se prevé que en tres semanas se les aplique la segunda dosis. Es en el marco de la campaña de vacunación que lleva adelante la Dirección de Sanidad e Higiene y que convertirá al Vaticano en el primer estado en inmunizar a toda su población.
Comparte

El Papa Francisco, de 84 años, fue vacunado contra el coronavirus, en el primer día en el que el Estado del Vaticano comenzó su campaña de vacunación entre sus habitantes y empleados. Fue luego de que parte de la Guardia Suiza fuese vacunada, considerada personal esencial al igual que el personal sanitario. El papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, también fue vacunado.

El pontífice recibió la primera dosis de la vacuna de Pfizer el miercóles en el atrio del aula Pablo VI, que ha sido acondicionado para la campaña de vacunación, y en tres semanas recibirá la segunda, mientras que el papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, lo hizo este jueves, confirmó el Vaticano.

"Hasta el día de hoy han sido suministradas las primeras dosis de la vacuna contra el covid-19 al papa Francisco y al papa emérito", precisó Matteo Bruni, director de la oficina de prensa de la Santa Sede.

La dirección sanitaria y de Higiene de la Ciudad del Vaticano ya adelantó que se habían reservado cerca de 10.000 vacunas de compañía farmacéutica Pfizer. Las primeras dosis llegaron este martes.

De esta manera, comenzó la vacunación para los cerca de 3.000 empleados y familiares y los 800 residentes del Vaticano y, como en el resto de países, los primeros serán el personal sanitario y los ancianos.

Explicó que por el momento, en el Vaticano no se vacunará a los menores de 18 años, pues "aún no se han realizado estudios que incluyan a este grupo de edad", mientras que "para las personas alérgicas siempre es aconsejable una evaluación médica antes de someterse a cualquier tipo de vacunación".

En una reciente entrevista, el Papa Francisco había adelantado que él también se vacunaría, y animó a hacerlo y condenó el “negacionismo suicida”.

“Creo que desde el punto de vista ético todo el mundo debe vacunarse, porque no solamente pones en peligro tu salud, tu vida, sino también las de los otros”, advirtió el Papa.

La Congregación para la Doctrina de la Fe publicó el 21 de diciembre de 2020 una nota sobre “la moralidad del uso de algunas vacunas contra el Covid-19”, ante los actuales debates en la opinión pública sobre este tema y pidió “tanto a las empresas farmacéuticas como a los organismos sanitarios gubernamentales, que produzcan, aprueben, distribuyan y ofrezcan vacunas éticamente aceptables que no creen problemas de conciencia, ni al personal sanitario ni a los propios vacunados”.

En esta línea, el hospital pediátrico Bambino Gesù inició a vacunar a sus empleados el pasado 28 de diciembre.

Sin embargo, lamentablemente, el médico personal del Papa Francisco, Fabrizio Soccorsi, falleció con coronavirus el pasado 9 de enero en el hospital Agostino Gemelli de Roma. El doctor Soccorsi estaba internado desde el 26 de diciembre por una patología oncológica (cáncer), pero la causa del fallecimiento se debió a la complicación de una pulmonía provocada por el Covid-19.

Fuente: Agencias