Jornada de Oración contra este delito

Trata: Los credos se unen para favorecer una economía del cuidado

Judíos, cristianos y musulmanes rezan y se comprometen a realizar acciones conjuntas para afrontar este flagelo y reclamar, junto al Papa, que sea declarado delito de lesa humanidad. Convocó el Equipo No a la Trata del episcopado argentino.
Comparte

Organizado por el Equipo No a la Trata, de la Comisión Nacional de Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Argentina, se llevó a cabo un encuentro virtual de oración y reflexión, con el objetivo de "trabajar juntos para transformar la economía de la trata en una economía de cuidado".

La actividad se enmarcó en la Jornada de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, que se llevó a cabo el tercer domingo de septiembre, y comenzó con una oración para pedir a Dios: "Despierta nuestros corazones y profundiza nuestro compromiso de trabajar por un mundo donde todas las personas sean libres y capaces de vivir su vida con plenitud y alegría. Te pedimos por la conversión del corazón de los tratantes, el consuelo y la fortaleza que sostenga a las víctimas y sus familias, y justicia para todos. Ayúdanos a crecer en la conciencia de que todas las personas podemos luchar contra la trata de personas, concédenos sabiduría, inspiración y valor para ser solidarios, para que juntos compartamos la libertad que es un don tuyo, para toda la humanidad".

Luego de compartir una canción con imágenes alusivas a la fecha que se conmemora, se reprodujo un video con una reflexión a cargo de la rabina Silvina Chemen, de la comunidad Bet El, quien expresó todo su amor y dolor, asegurando su compromiso y responsabilidad ante el delito de la trata. Además, destacó la importancia de trabajar juntos, sin importar el credo, el signo político, el género o la condición social, para eliminar este flagelo.

El obispo de Merlo-Moreno, monseñor Fernando Carlos Maletti, quien encabezó una invocación a Dios en agradecimiento por este encuentro de oración interreligiosa para pedir que la trata "se acabe definitivamente y podamos, sobre todo, acompañar a las víctimas".

"Te invocamos, Dios de la unidad, para que superemos el escándalo de las divisiones entre los creyentes que ponen leña al fuego a este tema fundamental que se lleva tantas víctimas de la explotación sexual y el ninguneo a la mujer", rezó.

Seguidamente, el codirector del Instituto de Diálogo Interreligioso, y dirigente islámico, Omar Abboud, consideró que "este pecado de la humanidad que no cesa, que sigue, no puede de ninguna manera dejar su marca en nuestras obras", y valoró "la gracia de poder estar orando y rezando juntos". Finalmente, compartió una oración.

Luego de compartir una nueva canción a cargo de Sergio, de la parroquia Nuestra Señora de Czestochowa, de la diócesis de Quilmes, la reflexión final estuvo a cargo de Clelia Machinandiarena, misionera evangélica bautista, quien aseguró: "Para todos los que están denigrados, abatidos, heridos, humillados, y los que tratamos de alzar la voz en el tiempo cuando ellos no pueden hacerlo, la bendición de Dios está sobre todos los oprimidos, está sobre todos nosotros. La bendición de Dios está".

Fuente: AICA