JUDIOS. UNA ENSEÑANZA DIVINA OTORGADA AL PUEBLO DE ISRAEL.

Un bello anticipo de la primavera

Por: Daniel Goldman

Es el que infunde el “Cantar de los Cantares”, uno de los textos bíblicos más inspiradores.
Comparte

Uno de los textos poéticos más inspiradores del texto bíblico en general es aquel que se le atribuye al rey Salomón, hijo del autor de los Salmos, el rey David. El monarca probablemente haya escrito o recitado estas líneas durante la primera etapa de su reinado. Esto colocaría la fecha de su composición alrededor del año 965 a.e.c. Su forma y contenido es reconocido como un cantar por excelencia.

De allí que quienes titularon a este poema “Cantar de los Cantares”, no hicieron otra cosa que tener la intención de querer destacar- lo y diferenciarlo de otras odas o versos. Su contenido es vinculable a un poema de enamorados que no escapa a cualquier categorización de ese estilo. Se trata de dos amantes. Él es un joven pastor. Ella, una bella dama de piel morena.

Ambos han sido obligados a separarse, y descorazonadamente necesitan reencontrarse. Una y otra vez se topan y se distancian, con la intensa esperanza de estar juntos para siempre.
Al terminar el poema, ambos confían y están seguros de su amor. Los dos entonan la esencia del cariño y ansían estar siempre en presencia uno del otro.

La sensualidad y la metáfora caracterizan la escritura, haciendo alusión permanente al mundo de la naturaleza: flores, árboles, dulzura de la miel, estaciones del año, melodías, amor y deseo de verse y descubrirse.
Si bien el Talmud mismo la de- signa como una obra erótica, lo que motivó un acalorado debate para incluirlo o no en el canon bíblico, derivó finalmente en que el poema se impusiera con la noción de que este modo de drama lírico fuese descifrado como la sublime expresión simbólica del Pueblo de Israel en su hallazgo “con” y “hacia” Dios.

Con el correr del tiempo y en su poder de inspiración, tanto la tradición judía como la cristiana le atribuyeron interpretaciones diversas: algunos vieron en la mujer a la Virgen María, otros a la Iglesia, y unos últimos como al amor de Jesús.

En la mística judía sostuvieron que la dama simboliza la sabiduría, haciendo alusión a la letra escrita de La Torá (letras de color negro en el rollo – ver artículo contiguo de Tzvi bar Itzjak) cuando la mujer dice en un verso “Soy morena y hermosa” (Ct 1:5). En la Biblia He- brea. el Cantar de los Cantares está ubicado en la última sección llamada Ketuvim.
Encabeza los libros denominados como Meguilot (rollos) y se lo colocó entre el libro de Rut y Eclesiastés.

En la Biblia Cristiana puede hallárselo entre Eclesiastés e Isaías. Al ponderar y destacar a la primavera por sobre el resto de las estaciones, mi recomendación personal es prepararnos para ir leyéndolo en estos días en que el frío y las lluvias culminan para dar paso a una hermosa época, la más bella del año.