JUDAISMO. LA IMPORTANCIA DE UN SÍMBOLO CARACTERÍSTICO.

Un gesto de respeto a Dios

Ese es el sentido del uso de la kipá entre los judíos. El pequeño gorro ritual refuerza la idea de que la Autoridad Suprema está por encima de los fieles.
Comparte

Toda tradición religiosa fue construyendo a través de la historia una cantidad de ritos y símbolos que dieron y dan un sustento concreto a aquello que creemos. En este sentido ningún símbolo es sagrado, sino que representa algo más elevado.

En esta oportunidad quiero hacer referencia a uno de esos símbolos que el judío utiliza de manera cotidiana: la kipá. Es el pequeño gorro ritual empleado para cubrir parcialmente la cabeza, y que tradicionalmente es usado por los varones, y aceptado en estos últimos tiempos también, en las corrientes no ortodoxas, para uso femenino. En el mundo occidental, es habitual sacarse el sombrero cuando nos encontramos con una persona importante. En cambio, en el judaísmo, cubrirse la cabeza es señal de respeto.

En el servicio del Antiguo Templo de Jerusalén los sacerdotes tenían prohibido llevar la cabeza descubierta. Éste es uno de los orígenes de esta costumbre. El Talmud sostiene que el propósito del uso de la kipá es recordarnos acerca de la existencia de Dios, que representa la Autoridad Suprema y que está “por encima de nosotros”. Es importante entender que las acciones externas crean nuestra conciencia interna. Cuando percibimos y sentimos que vestimos algo tangible en nuestra cabeza, es decir en el lugar superior de nuestro cuerpo, reforzamos la idea de que Dios siempre nos observa. Y así la kipá es un medio para exteriorizar nuestro sentimiento interno de respeto a Dios.

La tradición sostiene que mínimamente debemos utilizar la kipá cuando oramos, comemos y estudiamos. Los momentos diarios nos permiten tener conciencia para impregnar todos los aspectos de nuestras vidas: cómo nos tratamos con los otros seres, cómo nos conducimos en nuestras relaciones laborales y comerciales, y como vemos al mundo. Así, es de uso obligatorio al entrar y permanecer en determinados lugares de culto judío, como sinagogas, cementerios u otros lugares sagrados.

La palabra kipá proviene del hebreo, que significa “cúpula”, y en el idioma idish se denomina “iarmulke”, que proviene del arameo, “ira malka” y que quiere decir “temor del Rey”. La kipá es de tela o lana tejida, y se confecciona hoy en día en los más diversos colores, tamaños y diseños.

AUTOR: TZVI BAR ITZJAK