Durante un homenaje en california

Un muerto y cinco heridos tras un tiroteo en iglesia presbiteriana

Un hombre ingresó en el templo y comenzó a disparar mientras los fieles participaban de una comida tras el servicio matutino, logrando luego reducirlo. El gobernador estatal repudió el hecho y dijo que "nadie debería tener miedo de ir a su lugar de culto"
Comparte

Una persona murió y cinco resultaron gravemente heridas en un tiroteo en una iglesia presbíteriana cercana a Los Ángeles, informaron las autoridades el domingo, un día después que un hombre armado matara a 10 personas en una tienda del estado de Nueva York.

Todas las víctimas son de origen taiwanés, afirmó el lunes en Taipéi el ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

"La oficina de nuestra representación en Los Angeles verificó inmediatamente con la policía local y otras autoridades que un muerto y cinco heridos son todos de origen taiwanés", indicó el comunicado ministerial.

Los feligreses asistían a un banquete tras el servicio religioso matutino en homenaje a un expastor taiwanés cuando el tirador empezó su ataque en una iglesia de la ciudad de Laguna Woods, en el condado de Orange, a unos 70 km de Los Ángeles, según las autoridades.

Los asistentes detuvieron al atacante, "ataron sus piernas con un cable y le quitaron al menos dos armas" antes de que los oficiales de policía llegaran para arrestarlo, relató en una rueda de prensa el subcomisario del condado de Orange, Jeff Hallock.
"Ese grupo de feligreses mostró un excepcional heroísmo y coraje", destacó Hallock.

"Ellos sin duda evitaron heridos y muertes adicionales", agregó.

Los investigadores aun buscan el móvil de este ataque dijo el subcomisario, agregando que el presunto atacante, que no resultó herido en el incidente, sería un adulto asiático de unos 60 años.

"Una persona fue confirmada muerta en el lugar", dijo Hallock. "Otras cuatro víctimas resultaron heridas de gravedad y una más tuvo heridas leves". Todos adultos.

Las autoridades dijeron que recibieron una llamada de urgencia de la iglesia presbiteriana Geneva a las 01H26 pm (20H26 GMT) del domingo y aun estaban determinando los detalles de lo ocurrido con aproximadamente 30 a 40 testigos.

Por su parte, la oficina del gobernador de California, Gavin Newsom, dijo más temprano estar trabajando con las autoridades locales para supervisar la situación.

"Nadie debería tener miedo de ir a su lugar de culto. Nuestros pensamientos están con las víctimas", tuiteó la oficina.

La congresista demócrata Katie Porter, que representa al condado de Orange en Washington, calificó el tiroteo de "noticia terrible y perturbadora, especialmente a menos de un día de un tiroteo masivo en Buffalo".

En tanto, el obispo auxiliar de Orange en California (Estados Unidos), Timothy Freyer, pidió rezar por las víctimas del tiroteo en esa iglesia cristiana.

“Esta ha sido una semana trágica con el incendio en Laguna Niguel y el tiroteo en Laguna Wood”, dijo el prelado en referencia también al incendio forestal que el 12 de mayo afectó unas 80 hectáreas y arrasó con al menos 20 casas en la primera localidad.

“Por favor únanse a mí en oración por el descanso de las almas de los fallecidos, la curación de los heridos, y el consuelo de quienes han perdido sus hogares, posesiones, familia o amigos”, exhortó en su cuenta de Twitter.

El obispo auxiliar de Orange también pidió que se rece pidiendo “fortaleza para todo nuestro personal de bomberos, policía y médicos”.

Este último tiroteo en Estados Unidos se da luego de que el sábado otro hombre, un joven blanco de 18 años disparara y matara a 10 personas e hiriera a otras tres -casi todos afroamericanos- en una tienda de comestibles en Buffalo, Nueva York, en lo que las autoridades calificaron de ataque "racista".

Los tiroteos masivos se han convertido en una situación frecuente en Estados Unidos donde los esfuerzos por regular el porte de armas se han quedado cortos frente al poderoso cabildeo de la industria, incluso después de graves masacres.

Fuente: Agencias