EN LA CIUDAD DE SANTIAGO DEL ESTERO

Un nuevo espacio interreligioso para educar en la convivencia

Por: Sergio Rubin

El Parque del Encuentro alberga templos de los principales cultos. Los alumnos conocerán sus creencias y su cultura.
Comparte

El quehacer interreligioso en el país se expresa cada vez más en encuentros, celebraciones, acciones solidarias y declaraciones comunes. Pero también en espacios que celebran la riqueza espiritual y cultural de las diversas confesiones religiosas y testimonian la convivencia. Entre otras, se cuentan en la Ciudad de Buenos Aires el parque temático Tierra Santa en la costanera norte, desde 2000, y el anfiteatro interreligioso en Puerto Madero inaugurado por el gobierno porteño en 2018. Santiago del Estero acaba de sumar un singular espacio interconfesional en las afueras de la capital de la provincia que incluye un templo católico, otro protestante y otro budista, una sinagoga y una mezquita.

Denominado Parque del Encuentro, el sitio no solo fue creado como un paseo, sino principalmente como un ámbito donde los alumnos de las escuelas conozcan los diferentes credos, valoren la sensibilidad religiosa y crezcan en respecto a la diversidad. Así como que aprecien su arte y su arquitectura. Y, en fin, se eduquen en el diálogo como el camino para superar los conflictos y construir la paz. También es un espacio donde las diferentes religiones podrán realizar sus ceremonias y oficios ecuménicos e interreligiosos.

El templo católico emula la arquitectura ladrillera tardomedieval de la famosa Capilla Sixtina del Vaticano. El protestante refleja el predominio de la inspiración medieval en el diseño arquitectónico de sus lugares de culto. El budista se basa en las originarias construcciones de matriz escultórica que representan la imagen de Buda y otorgan preeminencia al ámbito exterior. La sinagoga apela al estilo característico de muchas del centro y oeste de Europa con techos a cuatro aguas. La mezquita evoca la de la Roca de Jerusalén con su planta octogonal.

El conjunto se completa con un anfiteatro que alude al culto sudamericano a la Pachamama y un monumento que se alza en el centro de la plaza llamado “El Obelisco de la Confraternidad”, obra del artista Gustavó Masó, de 14,5 metros de alto sobre una plataforma de 17 metros de diámetro. Cada una de las caras del obelisco representa a una religión.

En la inauguración se leyó un mensaje del Papa Francisco en el que el pontífice expresa su alegría por este espacio. “Que en medio de tantos desencuentros -dice- una comunidad realice una cosa así supone coraje, valentía y, sobre todo, deseo de caminar juntos. Por eso la noticia me alegró”. Y señala que “en esta ‘tercera guerra mundial en pedacitos y en etapas’ que vive la humanidad, como suelo decir, los pequeños pasos hacia el encuentro entre nosotros son creadores de paz y armonía”.

Estuvieron el gobernador Gerardo Zamora; la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma de Zamora; la intendenta de la capital santiagueña, Norma Fuentes; el obispo de Santiago del Estero, Vicente Bokalic; el copresidente del Instituto de Diálogo Interreligioso (IDI), Omar Abboud; el secretario de Relaciones Interconfesionales de la DAIA, Alberto Zimerman; el director ejecutivo de ACIERA, pastor Jorge Gómez, y la directora de la Asociación de Budismo Tibetano de Argentina, Lama Rinchen Kandro.