Miércoles 24.04.2019

JUDAÍSMO

Un viaje a las raíces

Desde 2000, una entidad lleva gratuitamente a Israel a jóvenes judíos para que refuercen su identidad. Ya fueron 330 mil, entre ellos 12 mil argentinos
Comparte

Recién llegado a nuestro país, el filántropo Charles Bronfman, cofundador de Taglit-Birthright Israel, una organización que nace con el objetivo de que miles de jóvenes judíos de todas partes del mundo visiten Israel, asegura que el proyecto ya está siendo imitado por otras culturas.
El plan educativo -creado en el 2000- procura que los jóvenes judíos de entre 18 y 26 años puedan conocer Israel en forma gratuita, al menos una vez en su vida, para que a través de esa experiencia  se fortalezca el sentido de identidad, conectándose con sus raíces judías, con el Estado de Israel y con sus comunidades locales.
Desde sus comienzos hasta ahora participaron 330 mil jóvenes de 60 países. Sólo en Argentina ya viajaron más de 12 mil. El objetivo es que para el 2015 el flujo por año llegue a los 51 mil jóvenes. Lo que significa que para entonces uno de cada dos judíos adolescentes del mundo habrá conocido Israel.
Según los organizadores, esta experiencia les permite a los jóvenes encontrarse con la propia historia y la de sus ancestros, y establecer un contacto directo no sólo con sus pares judíos de Israel, sino de todo el mundo. En ese sentido, afirman que “absorber los valores judíos, conocer la riqueza de la historia en el lugar de los hechos -que es una situación incomparable para el aprendizaje- y hasta adentrarse en la interesante vida de la sociedad israelí contemporánea les hace sentir el orgullo y la alegría de ser judío”.
“Taglit es la iniciativa para la diáspora más importante y de mayor envergadura para el Estado de Israel”, señala Bronfman y asegura que continuará trabajando arduamente “para mantener el éxito del proyecto y poder incrementar
la cantidad de jóvenes que participan de los viajes”.  Este obsequio está destinado atodos los hijos de madre o padre
judíos y a aquellos que son reconocidos como tal por la comunidad o por una de las corrientes locales del judaísmo. Se accede por sorteo. Los chicos desarrollan distintas actividades antes del viaje para definir sus expectativas y prepararse
para compartir, a la vuelta, sus experiencias.
Los responsables del programa consideran que esta vivencia resulta tan transformadora y trascendente para la cultura de los jóvenes, su espíritu de pueblo y su vida que el 70% de ellos termina formando un hogar judío. Más info: www.birthright.org.ar