entre el cielo y la tierra

UNA RESPUESTA MADURA A LA DROGA

Por: P. Guillermo Marcó

En vez de legalizar la tenencia para uso personal, hacen falta políticas serias para evitar la caída en la adicción.
Comparte

Está instalada la discusión sobre la reforma de la Ley 23.737 para despenalizar la tenencia, cultivo y consumo de drogas, siempre y cuando sea para
uso personal. Esta posición va en línea con los planteos del presidente de Bolivia, Evo Morales, quien asegura que los que cultivan y comercializan la hoja de coca, no merecen castigo alguno. La droga es un o tan serio que pone en riesgo el presente y el futuro de nuestros jóvenes. Con cada uno que “se anima” a probar, o es empujado al consumo, se va lentamente creando un mal hábito que termina quitando la libertad y generando una lamentable
dependencia.
En esta lucha, estamos perdiendo. El tejido social se volvió muy frágil para sostener a los más vulnerables, para hacer “el aguante” a tanta angustia y decepción. Generalmente, se empieza por la marihuana: “Fumate un porrito, que está todo bien”. Hasta muchos, que nunca se sienten atraídos por la droga, llegan a probar y dicen: “Che, pero esto no era para tanto”. Puede que sea parcialmente verdad si solo se queda ahí. El problema es que, de ahí, se salta al resto: la cocaína, el éxtasis, el LSD y después ya no hay retorno. Es una suave pendiente que conduce al abismo y a un o del que difícilmente se vuelve.
Sin ser excluyentes, hay cuatro aspectos que son núcleos centrales en esta problemática: la articulación m , la disgregación de la familia, la pobreza y la carencia del sentido de la vida en los jóvenes.
La articulación a es a veces perseguida, otras consentida y hasta hay complicidad. Es el caso del problema del “paco” en las villas del conurbano. La disgregación de la familia aporta debilidad social para enfrentar el problema; se apoya en adultos a veces incapaces de escuchar a los jóvenes, de acercar el corazón, de marcar algún límite. Pareciera percibirse una especie de “miedo a los jóvenes”, a no tener respuestas adultas a sus cuestionamientos.
La pobreza es un caldo de cultivo ideal, aunque no hay que engañarse con estereotipos; también hay droga en jóvenes de clase media y alta. Si el consumo personal está despenalizado, los adictos son inimputables y la falta de restricciones aumenta el consumo. Para fomentar la búsqueda de
sentido, que es la mejor prevención –acaso la única perdurable–, hay que generar conductas no adictivas, y la única manera de generar conductas es a partir de “fortalecer valores”. Porque poco se logra con el “no a la droga” sin un fuerte “sí a la vida”.
Pero mientras en el aula, en casa, en la televisión y, sobre todo, en las leyes les digamos a los jóvenes cosas contradictorias, poco los ayudaremos a r
conductas y valores. En el documento de Aparecida, los obispos de América Latina proponen sobre esta problemática lo siguiente: Prevención: Mediante la educación de los valores, especialmente el valor de la vida y del amor. Acompañamiento: Hacia el drogadicto, para ayudarle a recuperar su dignidad y vencer esta enfermedad.
Políticas gubernamentales: Es responsabilidad del Estado combatir con a y con base legal la comercialización indiscriminada de la droga y su consumo.
Creo que en vez de legalizar el consumo, habría que ayudar a través de políticas serias a que “no se consuma” y así se evite la degradación de la vida de tantos jóvenes y tanta tragedia.