JUDIOS. UN POCO DE HISTORIA - Tzvi bar Itzjak

¿Usar barba o afeitarse?

La prohibición del uso de la navaja ha generado por siglos un dilema de respuesta un tanto ambigua. Qué dice la Biblia en el libro de Levítico.
Comparte

- Por Tzvi bar Itzjak -

Matisyahu es un famoso cantante estadounidense que cultiva la música reggae, el rap y el hip- hop. En un momento de su recorrido abrazó el estilo de vida ortodoxo. En su aspecto, llamaba la atención la combinación de su música con su larga barba. Pero ocurrió que un tiempo atrás las revistas de rock dieron a conocer la primicia: Matisyahu, el cantante religioso, se afeitó. Los periodistas especializados en rock se preguntaban: ¿es que acaso el cantante habría abandonado la observancia religiosa? Esto dio lugar a que rabinos y maestros de la ley judía fueran reporteados por la relación entre “barba y judaísmo”. ¿Debe un judío observante de la ley he- brea usar barba? La respuesta puede ser un tanto ambigua.

La Biblia, en el libro de Levítico (19:27), prohíbe “rapar las cabezas y la punta de las barbas”, y el profeta Ezequiel agrega otras regulaciones. Esta contravención se vincula con el uso específico de la “navaja” de afeitar. La evidencia arqueológica e histórica destaca el hecho de que en muchas civilizaciones se solía usar barba, ya que ésta era símbolo de virilidad. También hay que añadir que en aquella época era una ley arraigada no rasurarse durante el tiempo de luto, tradición que se observa hasta la actualidad en la vida judía.

Cronológicamente, en el período helenista (posterior a la época bíblica), los judíos que decidían asimilarse a la cultura local se afeitaban, en oposición a los que se arraigaban a la ley israelita, dejando crecer sus barbas. Posteriormente, el período talmúdico destaca a los varones barbados, describiéndoles como “gloriosos de rostro”. Duran- te el Imperio Romano, los pertenecientes al clero usaban barba, salvo aquellos que moraban en la zona oeste, quienes lucían cabezas y caras totalmente calvas. Los judíos denominaban “galajim” (afeitados) a estos monjes, quienes se transformaron en los primeros cristianos. Durante los siglos XVIII y XIX, con el movimiento de la Reforma judía en Alemania y Francia, los israelitas se presentaban afeitados. Con el tiempo, muchos judíos ortodoxos de la Europa oriental dejaron de portar barbas, recurriendo a una crema depilatoria facial.

Actualmente puede verse a judíos observantes afeitados o con barba. La máquina eléctrica no crea dilemas, pues evita el uso de la hoja de afeitar tradicional que simboliza el prohibido cuchillo a ser pasado por el rostro.