seminario sobre américa latina y la pandemia

"¡Vacunas para todos en América Latina!", pide el Vaticano

Lo solicitó el argentino Augusto Zampini, que coordina el equipo anticovid del Vaticano, aclarando que se debe empezar por los más vulnerables. Subrayó que la crisis sanitaria exacerbó otras:ecológica, económica, política y social. Participó Gustavo Béliz
Comparte

Este 20 de noviembre concluyó el seminario virtual ‘América Latina: Iglesia, Papa Francisco y escenarios de la pandemia’ organizado por la Pontificia Comisión para América Latina (CAL), el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales (PASS).

“¡Necesitamos vacunas para todos en América Latina, empezando por los más vulnerables!”, ha propuesto el sacerdote argentino Augusto Zampini, de la comisión vaticana para el Covid-19 del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

Su disertación fue la primera de tres intervenciones –junto con la de Gustavo Béliz, secretario para asuntos estratégicos de la presidencia de Argentina y la de Jeffrey Sachs, director del Centro para el Desarrollo Sustentable de la Universidad de Columbia– que apuntaron a plantear alternativas y soluciones a la crisis generada por la pandemia en América Latina, en continuidad con las reflexiones y los análisis propuestos por Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y por el científico brasileño Carlos Noble, durante la jornada anterior, que se sumaron a las perspectivas pastorales del cardenal Ouellet, presidente de la CAL, de Miguel Cabrejos Vidarte, presidente del CELAM, y de Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la PASS.

Para Zampini, “la crisis de la salud ha exacerbado otras crisis“: una crisis ecológica (mentalidad extractivista y tecnocrática), una crisis económica (consumismo y cultura del descarte), una crisis política (un mundo fragmentado), y una crisis social (indiferencia globalizada).

Sin embargo, “de nosotros depende que esta pandemia se convierta en una oportunidad para reconstruir nuestras relaciones sobre la base del bien común”, aseveró el sacerdote argentino. Para ello, la comisión Covid-19 del Vaticano planteó la necesidad de promover una nueva solidaridad universal, empezando por los últimos; restaurar la armonía con la naturaleza; inspirarse por la espiritualidad (y la conversión) que nos guía y nos motiva; y aspirar a la salud de las personas, instituciones y del planeta.

De este modo, cuatro son los pilares sobre los que se sitúa la acción de la comisión Covid-19 del Vaticano: dignidad en el trabajo y en los puestos que se generen hacia el futuro; nuevas estructuras para el bien común; gobernanza, paz y seguridad para una nueva solidaridad mundial y armonizar sistemas sociales con ecosistemas a la luz del Covid-19.

Béliz y la deuda externa

A su turno, Gustavo Béliz convocó a crear "una nueva arquitectura financiera internacional" y planteó su deseo de que "nunca más" haya ciclos de sobreendeudamientos en América Latina.

"El tema de la deuda externa es como el tango, se baila de a dos, y hay una corresponsabilidad de acreedores y deudores", planteó Béliz el viernes en su ponencia sobre "Reprogramación o condonación de la deuda en América Latina".

El secretario de Asuntos Estratégicos afirmó que en la renegociación que Argentina encaró con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el país está "asumiendo una corresponsabilidad con sus principales autoridades para que esto nunca más vuelva a ocurrir".

"No creemos en los ajustes que serán puertas giratorias para nuevos endeudamientos", sentenció.

"Tenemos que ser creativos para una nueva arquitectura financiera internacional, con nuevas reglas del juego globales, ya que las de hoy son perversas", convocó Béliz, quien en septiembre fue nombrado miembro ordinario de la Academia Pontificia de Ciencias Sociales  por el Papa Francisco.

Según Béliz, si no se cambian las reglas de juego internacional, "estaremos tropezando nuevamente con la misma piedra".

El jueves, durante su participación en el seminario a través de un videomensaje, Francisco pidió a los dirigentes políticos latinoamericanos que no usen la pandemia de coronavirus como una "herramienta electoral" y los convocó a buscar "soluciones viables para nuestros pueblos" que tengan en cuenta "a los más excluidos".


Fuente: Agencias / VN