tensión en la frontera libanesa-israelí

Vandalizan con pintadas racistas una mezquita en el norte de Israel

El ataque fue perpetrado en Jish, una aldea poblada por musulmanes y cristianos árabes, que no es la primera vez que sufre incidentes de este tipo. La policía israelí atribuyó el hecho a "extremistas judíos" y condenó todo delito de "odio nacionalista".
Comparte

Una mezquita fue objeto de pintadas racistas y los neumáticos de más de un centenar de automóviles pinchados en una aldea árabe del norte de Israel, según informó el martes la policía israelí que sospecha de extremistas judíos.

Leyendas que expresaban "Los judíos se despiertan", o "Alto a la asimilación", fueron pintadas la noche del lunes en una mezquita y otro edificio en el pueblo de Jish, también conocido como Gush Halav, situado cerca de la frontera con Líbano.

La policía israelí investigó el incidente y condenó "todos los delitos de odio nacionalista".

Según el jefe del consejo local de Jish, Elias Elias, no es la primera vez que su aldea, poblada por musulmanes y cristianos árabes, es objeto de vandalismo.

Estos actos de vandalismo parecen ser parte de la campaña "Precio a pagar", dirigida por extremistas judíos, así como por activistas de extrema derecha que cometen agresiones contra palestinos y árabes israelíes.

"Condeno firmemente los graffitis y el vandalismo que se produjo anoche en las propiedades de la aldea de Jish. Encontraremos a los atacantes y aplicaremos la ley en todo su rigor. No aceptaremos ningún ataque contra nuestros ciudadanos", respondió por su parte el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu.

Sin embargo, el dirigente de la "Lista Árabe Unida", agrupación de partidos árabes israelíes que participa en las elecciones legislativas del 2 de marzo, vinculó dicha violencia con Netanyahu, acusado por esos partidos de alimentar una retórica antiárabe.

En los últimos meses, Israel vio un aumento de los actos de vandalismo contra los árabes israelíes.

En diciembre, los neumáticos de 160 coches habían sido pinchados en una noche en un barrio de Jerusalén oriental, ocupado por Israel en 1967 y anexado 13 años después.

Fuente: AFP