Tras confirmarse el viaje de fines de julio

Visita papal: obispos canadienses avisan que limitarán actos públicos

Anunciaron que se reducen a una hora para preservar la salud de pontífice, que sufre fuertes dolores por su padecimiento en la rodilla. Y reiteran que su estadía se centrará en la sanación y reconciliación con indígenas víctimas de abusos en internados.
Comparte

Los obispos canadienses han avisado de que los actos públicos del Papa en el viaje previsto del 24 al 30 de julio a su país se limitarán a una hora por "su avanzada edad" y las "limitaciones" físicas que le imponen el dolor que arrastra en la rodilla derecha debido a un problema de desgaste en el cartílago.

"Debido a su avanzada edad y a sus limitaciones, se espera que la participación del Papa Francisco en los actos públicos se limite a una hora aproximadamente", ha advertido la Conferencia Episcopal de Canadá después de que la oficina de prensa del Vaticano haya confirmado el viaje.

El pontífice se ha visto obligado a posponer su viaje a la República Democrática del Congo (RDC) y a Sudán del Sur previsto del 2 al 7 de julio por sus problemas de movilidad en la rodilla.

Los obispos de Canadá han señalado que el viaje Apostólico del Santo Padre se centrará "en la sanación y la reconciliación con los indígenas", al tiempo que ofrecerá al pastor de los 1.200 millones de católicos del mundo "la oportunidad de encontrarse con los fieles de Canadá".

Francisco, que cumplirá 86 años en diciembre, visitará Edmonton, Quebec y se trasladará hasta Iqualuit en el Océano Ártico. Está previsto que el pontífice pida disculpas a los pueblos indígenas de Canadá por la complicidad de la Iglesia católica en la violencia ejercida en los internados donde se llevaban a cabo políticas de asimilación.

A principios, de abril el Papa recibió en privado en el Vaticano a delegaciones de indígenas pertenecientes a las tribus Métis, Inuit y Primeras Naciones a las que pidió perdón por la "deplorable conducta" que tuvieron los miembros de la Iglesia católica en el sistema de asimilación forzada de la cultura europea en los 139 internados establecidos en Canadá para los niños indígenas.

"Siento dolor y vergüenza por el rol que distintos católicos con responsabilidad educativa tuvieron en todo los que os ha herido: en los abusos, en la falta de respeto a vuestra identidad y cultura e incluso hasta en vuestros valores espirituales", dijo el Pontífice en aquella ocasión.

Fuente: Agencias