Domingo 03.03.2024

OPINION - AUTOR: Pbro. Juan Torrela

¡Viva la escuela!

Comparte

¡Viva la escuela! Ha resultado un muy buen invento. Feliz acostumbramiento el de nuestra sociedad, porque da por hecho, que cada mañana estará allí con sus puertas abiertas, con hombres y mujeres dispuestos a hacer una tarea de gran relevancia, con naturalidad y empeño. ¿Dónde irían esos chicos si sus puertas cerraran? 
Cuánto duele y cuánto daña que uno solo de ellos deje de asistir. ¿No sabemos todo lo que acecha?: la  pobreza, la inseguridad, la droga, el abandono, la desmotivación y el facilismo, agresiones, confusión respecto a los valores, propuestas banales o exitismo, u otras plagas que pueden dejarlos maltrechos. La escuela apuesta todo a lo más sagrado: al ser humano. Hoy, con sus debilidades y grandezas, es donde lo humano adquiere centralidad: allí habrá adultos intentando promover la humanidad de sus alumnos en sus mejores facetas y aspiraciones. Se trata de mucho más que paredes, estructuras y rutinas. Plantearse preguntas, encontrar respuestas, ampliar horizontes, despertar al conocimiento y ahondarlo, sentirse aceptados, reconocidos y estimados, tejer amistades, intuir el más allá de lo ordinario, aprender a sentir con otros, respetar diferencias, mirar con ojos nuevos, escuchar y comunicar. Son de las tantas posibilidades 
que en la escuela se harán realidad. ¡Por una escuela que siga dando vida!